Seguir por mail a Blog Velez

domingo, abril 05, 2009

Actitud: Vélez 2 - Banfield 1


No cabe otra palabra para denominar lo que se pudo observar en el día de ayer al concurrir al José Amalfitani para ver el partido entre Vélez y Banfield, por la noche, en el cual el local derrotó con justicia (más que con buen fútbol) al visitante por 2-1 (goles de H. R. López y Maxi Moralez para el Fortín, y Bertolo para el Taladro). En los medios podremos leer que Vélez no jugó bien, que el esquema novedoso introducido por Gareca al no contar con Ocampo (lesionado) no funcionó (es cierto) y muchas cosas más, pero lo cierto es que se debe valorar un punto en particular: la actitud. Vélez, pese al golpe anímico que significó el empate transitorio en una jugada aislada, siguió yendo y tuvo premio, a lo campeón.
No pintaba para partido simple el de la noche de ayer, teniendo en cuenta que se presentaba en el Teatro Colón de los estadios argentinos un verdadero karma para todos los fortineros: Julio Falcioni. Todavía recordamos los fortineros de buena memoria aquel partido ante Olimpo, en el cual Julio nos sacó todas las esperanzas de campeonar (Lavolpe dixit) bajo el mando de Carlos Ischia, con un equipo totalmente inferior (Carrario y Castillo eran los atacantes) pero con mucha inteligencia. La filosofía del ex Vélez es clara: si hay que juntar puntos, todos atrás, y que Dios se pare de delantero. La verdad es que suele rendirle sus frutos, y muchos pensamos que ayer se iba a repetir, cuando después de un descuido, Bertolo capturó la pelota que andaba flotando por el área y la mandó a guardar. El pensamiento fue el de tantas otras veces: “como nos tiene de hijos Falcioni”. Todo esto le da más validez a un triunfo que se erigió en base a la confianza en sí mismos de los jugadores velezanos y a una legitimidad otorgada gracias a ese espíritu ofensivo indudable. Vélez le ganó a Banfield y también le ganó a Falcioni, que para nosotros, no es poco.

En cuanto al planteo táctico, creo ser consciente de que opinar hoy por hoy es hacerlo con el diario del lunes, y es muy difícil no sonar pedante al no estar de acuerdo con el mismo, pero sinceramente me parece que hubo un error de concepto. Tres centrodelanteros juntos, de similares características (más allá de que López se tire un poco más atrás a veces) no parece una propuesta demasiado creativa, y si tenemos en cuenta que Maxi perdió 45 minutos jugando a algo que no siente (marcar) menos aún. Ojo: es importante destacar y valorar la actuación y la predisposición de Moralez para calzarse la pilcha de 8 y que no se le caigan los anillos a la hora de trabar. Cada partido que pasa nos damos cuenta de la clase de jugador que el ex Racing es: leal. Puede jugar bien o puede jugar mal, pero el esfuerzo siempre está, y en un jugador creativo, se valora el doble. Tuvo que jugar de volante por derecha y lo hizo sin chistar, aún sabiendo que se desperdiciaban muchas de sus dotes técnicas. Esto vale más que un gol o que un triunfo, a mi humilde opinión. Volviendo al tema anterior, me parece que quedó claro en el segundo tiempo que, si uno quiere ser ofensivo realmente, no hace falta poner tres nueves: con incluirlo al “Bebu” Velázquez (pedido varias veces desde acá) o bien a Jonathan Cristaldo (¿habrá empezado desde el banco a modo de castigo?) se abre la cancha y se generan espacios. Por suerte, esto se pudo dar en la segunda parte y Vélez, tarde pero seguro, llegó al triunfo. Se nota que los dos pibes del sub 20 se conocen y se entienden, y hay que aprovecharlo. También es para destacar sobre todo la buena actuación de Víctor Zapata, cuyo nivel viene en alza, y el buen trabajo no tan destacado de Fabián Cubero haciendo un trabajo que no muchos ven.

Se le ganó a Banfield y así, a simple vista, no parece ser algo demasiado importante. Sin embargo, como siempre se dice desde acá, todo debe encuadrarse en un contexto, y un Banfield con un Falcioni debutante, y con un equipo que jugó a no jugar, no es poca cosa. Estos partidos son los que forjan un equipo que quiere aspirar a más, y esperemos que el domingo que viene las cosas salgan aún mejor.

3 comentarios:

Puercoespin dijo...

De acuerdo 100%.
Casi nadie salió conforme con el planteo inicial, ni los mismos jugadores supongo. Rescato la intención de querer ganar que tiene el equipo y el cuerpo técnico. Me parece muy importante haber ganado, Vélez lo buscó todo el partido y lo mereció. Un nuevo empate hubiera sido un resultado frustrante para todos. Me pareció importante que el gol del triunfo lo haya metido Moralez, para darle más ánimo y más confianza.
¡Vamos bien!

Ruud dijo...

Yo quiero destacar a Zapata, fue de lo mejor de Velez en los últimos 3 partidos.

El Conde de Dinamarca dijo...

Sí, fue un planteo loco. Si bien son tres nueves (bah, cada vez dudo más en ver a López como un 9) de características diferentes, parecía que se chocaban por momentos. Pero también fue una manera de arrinconar a Banfield. Fíjense que Banfield NO INQUIETÓ PRÁCTICAMENTE NUNCA.
No intento decir con esto que fue un buen planteo, pero sí que pudo cumplir en ese aspecto. Banfield no vino a buscar el partido, pero Vélez tampoco lo dejó agrandarse, cosa que sufríamos mucho antes.

Pero igual que vos destaco muchísimo este triunfo. Contra un rival que vino a romper juego exclusivamente, muchos ex-Vélez (que siempre nos vacunan los ex), con Falcioni de DT, y éste con dos semanas para preparar a su equipo para enfrentarnos... Había mucho por perder, pero Vélez volvió a mostrar actitud, y todos nos esperanzamos. Y a diferencia de las últimas veces, esta vez creo que tenemos más motivos.