Seguir por mail a Blog Velez

miércoles, febrero 28, 2007

No hay caso...


Y no, señores, no hay caso. Al "Bigotón" le está costando encontrar el equipo. De aquel Vélez que arrasaba con los rivales en la pretemporada, a éste que tiene que jugar por los puntos, quedó poco y nada. Basta ver a jugadores como Papa, Bustamante, Pellerano, Pellegrino, Méndez, etc como han bajado su nivel. No se nota el mismo sacrificio en la cancha que al principio.

El partido de hoy nos dejó una sensación totalmente amarga. Amarga por el resultado, pero también por el nivel del equipo y de los jugadores. Si el sábado pasado dijimos que no se podía jugar peor, es cierto. Pero que hoy se jugó parecido, no hay dudas. Hoy lo que faltaron no fueron ganas sino ideas. Si un planteo táctico se basa en el juego por las puntas y en abrir la cancha, como se entiende que los volantes por afuera, al llegar al a 3/4 de cancha, vuelvan hacia atrás y den el pase atrás, o se metan para el medio? En Sena ya me explayaré más tarde, pero: Papa, Robles, Méndez (que también llega por sorpresa) por qué no llegan hasta el fondo y meten el centro?

Hoy Vélez falló en un punto fundamental: las pelotas divididas. Todas fueron para el equipo uruguayo (que rescató el punto que vinieron a buscar). Cuando había que trabar, la pelota o el rebote siempre caían en pies de jugadores de Nacional. Para colmo, la defensa estuvo más desubicada que de costumbre, con un Pellerano que jugó uno de los peores partidos desde que debutó en la Primera de Vélez (no toda la culpa es de él: si ya le cuesta ser salida por derecha, cambiarlo de perfil y ponerlo por izquierda es una movida realmente inteligente?). Pellegrino no ganó una sola pelota desde arriba, y por abajo sabemos que le cuesta y mucho. Bustamante, que fue suplente y entró en el segundo tiempo, dejó más dudas que certezas.

En cuanto al ataque, a Vélez le faltó "polenta" (?) Escudero tiene talento, de eso no hay dudas...sólo le falta demostrarlo. Da la impresión de que a este pibe retacón siempre le faltan 5 pal´ peso. Toca, toca y toca la bocha, pero nunca profundiza. El equipo, en general, lateraliza demasiado la pelota. Mauro y Balvorín están en una sintonía totalmente diferente (lo de Mauro ya es extensivo a todo el equipo) Será hora de probar con otros?

En cuanto a los cambios, Lavolpe hoy demostró que no conoce del todo a los jugadores del Fortín. Sino no se entiende: sacar a un tipo como Moreno y Fabianesi, que en el medio es el único que puede tener la pelota (basta de mandar a Bustos "a lo Riquelme": lo suyo es la lucha, nada más) y poner a un atolondrado sin nada de claridad mental como Broggi? Es cierto que el intento de línea de 4 al principio del segundo tiempo se vió destruido por el error de Pellerano, y ahí le damos la derecha al técnico, que tuvo mala suerte, pero hoy hacía falta un delantero movedizo que llegara al fondo. Robles nunca lo hizo. Broggi no jugó de nada.


En fin, el partido de Vélez hoy fue realmente malo. Sigue sin jugar bien, sigue sin defender bien, y lo que es peor, a veces se vislumbra un poco de falta de actitud en los jugadores. Acá hay algo que es totalmente claro: si los defensores no saben con la pelota en los pies, no se los puede obligar o inventar. Si los volantes no saben ir por afuera, tampoco! Vélez no tira nunca el pelotazo: aplauso para el "jogo bonito", pero sirve? Hasta ahora, por los puntos, no sirvió casi nunca. Trajo más problemas de los beneficios que generó. Hace falta un lavado de cerebro en estos jugadores que, si Dios quiere, no se la creyeron aún, y tienen hambre de revancha. El domingo en Sarandí se viene un partido muy duro, ante uno de los líderes del campeonato, y uno de los equipos más hinchapelotas del campeonato. Ojalá podamos ver a un Vélez renovado, con jugadores que sientan en serio la camiseta y tengan ganas de jugar cada pelota como si fuera la última.

martes, febrero 27, 2007

Una nueva prueba


En el día de mañana, Vélez tiene una parada brava ante uno de los grandes del fútbol uruguayo, Nacional de Montevideo, que en esta Copa ya ha derrotado, como local, al máximo candidato y último ganador de la Copa Libertadores, Internacional de Porto Alegre, como local en el Parque Central.

Si bien el equipo uruguayo no tiene el mismo poderío que años atrás (si nos remontamos siquiera a los 90´, la diferencia es notable) este conjunto ha demostrado que quiere dar pelea en esta nueva edición de la Copa más importante de América Latina, y que no se contentará con ser un "partenaire" únicamente. Para el partido de mañana, el planteo táctico de los charrúas tendrá como base un 4-4-1-1, con sólo un mediapunta y un delantero como cartas realmente ofensivas. Esto se debe a las bajas que sufrió su técnico, Carreño, para el partido de mañana (Márquez, Romero y Javier Delgado, el ex Colón). A priori, parecería ser que la idea de Nacional es venir a rescatar un punto a una cancha tan difícil como lo es la de nuestro querido "Fortín". Veremos como se plantan en cancha.

En cuanto a Vélez, hay pocas novedades. Uno podría preveer, teniendo en cuenta la personalidad del "Bigotón" Lavolpe, varios cambios respecto al partido con Argentinos Juniors, debido al pésimo nivel mostrado en cancha. La realidad es que todo indica que se repetirá la formación inicial: Sessa; Pellerano, Pellegrino, Bustamante; Méndez, Moreno y F, Bustos, Papa; Escudero; Balvorín y Zárate. La idea será la de siempre: intentar llegar bien por afuera, triangular cuando se pueda, y que la pelota en ataque la tengan principalmente Maurito y Escudero (de actuaciones muy malas en los dos últimos partidos). Esperemos que la defensa esté mejor afianzada y que no haya que sufrir tanto en defensa como lo viene haciendo el equipo. Desde ya, habrá que copar el José Amalfitani y hacerles sentir a los jugadores nuestro apoyo, y nuestra ilusión en este equipo que tiene mucho para dar.

lunes, febrero 26, 2007

Vuelta al primer esquema?

Uno podrá pecar de apurado o de exitista, pero teniendo en cuenta el nivel y el volumen de juego de Vélez en los primeros 3 partidos del campeonato, es clara la sensación de que el equipo no está del todo aceitado. No se jugó realmente bien en ninguno de los 3 partidos (Newells, Racing y Argentinos Jrs.) y no se generaron demasiadas situaciones de gol. Por el contrario, al equipo lo complicaron mucho en el fondo, con pelotazos frontales, y diagonales a espaldas de los dos números 5 que tiene el conjunto velezano. Al ver esto, y teniendo en cuenta también el último partido del Fortín, donde salió todo mal, y no se pudo generar el suficiente fútbol como para quebrar la valla de un "Bichito" (así, con diminutivo) que vino a buscar un empate y se fue con un triunfo, uno se pregunta: no será hora de probar nuevamente con el esquema que, en los amistosos, le dió resultado a Vélez?
El esquema de los 3 delanteros, cuando fue utilizado, le permitió a Vélez tener una presión constante en la salida del rival, sin dejarlo pensar, y un control de pelota bastante alto. Al atacar con 3, más las subidas de Méndez y Papa, y alguna incursión de Moreno y Fabianesi, es claro que existirán más opciones a la hora de atacar. A su vez, este planteo obliga al rival a retrasarse un poco y tomar recaudos ante la ofensiva del Fortín, permitiendole así a la defensa de Vélez estar un poco más ordenada. Como contras, se podrían mencionar el riesgo que se sufre en el fondo (aunque a esta altura, y viendo los grandes problemas que tuvimos hasta ahora jugando con esa especie de 3-4-1-2 que armó Lavolpe, ya no se sabe qué es peor) y la obligación de los delanteros de colaborar un poco en defensa, aunque sea tapando la salida del rival (cosa difícil de ver en jugadores como Maurito o Castromán, netamente ofensivos).
Será cuestión de ver y probar. La realidad es que nada es seguro en este fútbol tan duro como es el fútbol argentino, y ningún planteo táctico asegura la victoria, pero lo que será importante es que Vélez salga a atacar en todas las canchas, sin regalarse en el fondo.

domingo, febrero 25, 2007

El gran golpe


No hay demasiadas ganas de escribir esto, vale aclarar, pero es necesario. Es necesario porque esta derrota no llegó de casualidad. Los errores defensivos se venían viendo desde el primer partido de la era Lavolpe, y continuaron con la seguidilla de partidos. Hay un agujero, un "bloque" de vacío, entre la línea de volantes y la de los defensores, que queda siempre descubierta, sobre todo cuando nos agarran en un contragolpe. Para colmo, a eso hay que agregarle que cuando nuestros defensores (ayer fue todo el equipo en general) no están precisos con la pelota, muy probablemente tengamos que sufrir 1 o 2 goles en contra, ya que una pelota perdida en ese sector, es medio gol.

Ya lo explicamos anteriormente: arriesgar SIRVE. De eso nadie duda...pero sirve cuando se hace con un fin. Si uno empieza a arriesgar desde la línea de fondo, y llegado al mediocampo ve que no hay salidas viables, ante un rival que siempre tiene dos líneas de 4 bien paraditas, y no se mueve de ahí, seguir toqueteando abajo puede ser contraproducente. Un error, un pase mal dado, un par de centímetros de más o de menos, pueden significar tener que remontar un resultado adverso.

El partido de ayer, igualmente, no fue ejemplo de nada. Uno no puede analizar un partido en el cual todos jugaron mal, y en todas las líneas hubieron errores. Desde la parte defensiva, en donde Bustamante todavía debe estar intentando salir jugando con la pelota (y todavía la debe estar perdiendo) hasta Pellegrino, que, en señal de impotencia, eligió irse expulsado; en la parte del mediocampo, desde un Papa que nunca fue la habitual salida por izquierda que suele ser, pasando por Bustos y Moreno, que nunca pudieron frenar a Argentinos cuando tenía la pelota, hasta Méndez, que nunca se animó a encarar hasta el fondo; de Escudero, ni hablar, sigue siendo tan tibio como siempre, y eso ya preocupa. Si a un tipo que le das la chance de ser titular tantos partidos y le das tanta libertad, sí o sí te tiene que responder, aunque sea, con sacrificio. Balvorín y Mauro siguieron cada uno su sintonía: a uno le rebotó la pelota en los pies, y el otro está practicando con SU pelota en SU patio de SU casa.

Vuelvo a repetir: el partido de ayer fue atípico. Tampoco me creo lo del cansancio, porque tuvieron varios días desde el partido con Racing; un jugador de fútbol profesional se puede recuperar en 6 días, o me equivoco? Ayer lo que se vió más que nada fue una falta de actitud (ante Racing, por ejemplo, fue todo lo contrario) y mucha tibieza sobre todo en el primer tiempo. En el segundo tiempo ya había resignación directamente.

Esperemos que sólo haya sido un mal día el de ayer, y que los jugadores tengan la cabeza fresca para el partido del miércoles ante Nacional. Lo de la pérdida del invicto en la era Lavolpe poco nos debe importar, al fin y al cabo siempre se pierde alguna vez. Lo que nos tiene que importar es el volúmen de juego del equipo y las ganas que demuestren los jugadores adentro de la cancha. Tiene que haber simplicidad en el juego, y sobre todo, un espíritu colectivo. A ver si nos entendemos: a equipos con planteos timoratos, que vienen a buscar 1 punto a Liniers, no se le entra con jugadas maradoneanas, sino tocando y tocando. Las individualidades no sirven en estos casos. Habrá que seguir alentando al equipo y sí o sí llenar el Amalfitani para darles nuestro apoyo a los jugadores y al cuerpo técnico. Esto no es la muerte de nadie.

sábado, febrero 24, 2007

Que esta noche cueste lo que cueste...


Hoy a las 21.10, en el José Amalfitani, "el Fortín" enfrenta al "Bichito" (con diminutivo, por el tamaño como club) de la Paternal. Partido importante para las aspiraciones de Vélez que, luego del empate con Racing, y teniendo en cuenta ciertos resultados que se dieron ayer, debería intentar sacar los 3 puntos para estar un poquito más cerca de la punta (que actualmente ostenta Arsenal de Sarandí). Con una alineación titular que de a poco va saliendo de memoria, el equipo formará así:

Lavolpe volvería a presentar este esquema que, en un principio, sorprendió, teniendo en cuenta que durante la pretemporada había practicado constantemente con 3 delanteros (aún en los partidos amistosos en Córdoba y en el primer partido del Repechaje de la Copa) y a partir del partido de vuelta por el Repechaje comenzó a utilizar el que vemos en la imagen. Se podría decir que el esquema es un 3-4-1-2 "mentiroso", con 3 defensores que además de marcar tienen la obligación de salir jugando y a veces aparecer por sorpresa en el ataque (como lo hace constantemente Pellerano); luego tenemos una línea de volantes con 2 para la recuperación, como Bustos y Moreno (este último aportando también en la creación, y llegando mucho a posición de gol) y 2 carrileros por los costados, que van y vienen, como lo son Méndez y Papa (que vuelve a la titularidad luego de 1 partido afuera por acumulación de amarillas); entre esta línea y los delanteros se encuentra Escudero, suelto, por izquierda, molestando a los defensores rivales y juntándose con Maurito para distribuir el juego; finalmente, arriba están Balvorín (bien de punta) aguantando la pelota, y por todo el frente de ataque se encuentra Maurito, que está libre para encarar o para bajar y armar juego.

No hay grandes cambios en el equipo, y la única duda surgirá respecto a que esquema utilizará el conjunto de Caruso Lombardi, que en la semana había amagado con un 4-5-1, y en la última práctica de fútbol agregó a Hauche al equipo y formó el típico 4-4-2 del equipo de La Paternal.

Encuentro fundamental para sacar diferencia con los equipos que están por los puestos superiores de la tabla, y para llenarse de confianza y así afrontar el próximo partido por Copa Libertadores ante Nacional, la semana que viene.

viernes, febrero 23, 2007

No se te extraña...


Mucho se ha hablado sobre la actualidad futbolística de Lucas Castromán a lo largo del último año. Sabido es que su desempeño en el equipo dista de ser lo que vale su contrato, y que ha generado más contras que pro si tenemos en cuenta las partidas de ciertos jugadores (Roly, Gracián) y los enfrentamientos hasta dentro de la cancha con otros (Sessa). De aquel jugador que supo ser el alma joven de un equipo campeón, allá por el 98´; pasando por una Lazio con figuras donde se consolidó; y finalmente, terminando en aquel oriundo de Luján, ex volante, devenido en delantero por Ru$$o...señores, no ha quedado nada. Últimamente Lucas está más preocupado por ver cuando se le sale la colita, cuanto cobra o cuantos foules le hacen, que en brindarse para el equipo. Hace ya mucho tiempo que vemos una versión de Castromán egoísta, sin dar 2 pases seguidos, y pateando al arco desde cualquier parte, sólo para hacer SU gol. Ése no es el espíritu de Vélez. En Vélez necesitamos un EQUIPO, que funcione colectivamente, no queremos una superestrella, ni alguien que diga "yo de otro puesto que no sea delantero no juego" (como supo decirle a Ru$$o en su momento). La versión actual del hombre-castro deja mucho que desear. Ya no genera peligro. Ya no tiene esa explosión y esa velocidad. La versión actual pierde 9 de 10 pelotas que recibe; no pasa la pelota; es individualista.

En el partido ante Racing no jugó, y su lugar lo ocupó un entusiasmado Balvorín que, todo lo contrario a Lucas, se brindó totalmente al equipo y bajó y aguantó todas las pelotas que recibió para entregarsela redonda a algún otro jugador velezano. Se vió alguien con ganas de demostrar que está contento en Vélez y que valora el lugar que tiene, y donde está. Que diferentes pueden ser las cosas...

Uno no se olvida de lo que Castromán le dió a Vélez; pero tampoco nos olvidemos que Lucas no hubiera sido nadie si no fuera por el lugar que le dió Vélez. No nos olvidemos que entre el Lucas del 98´ y este Lucas hay mucha diferencia. La personalidad no es la misma, y las metas de uno y otro distan de ser correlativas. Hoy no hay un jugador que quiera demostrar, sino un jugador que piensa que ya demostró y no debe hacerlo más. A tenerlo en cuenta...

jueves, febrero 22, 2007

El momento de Mauro


Todos lo vemos semana a semana: Mauro cada día es más jugador. El momento actual de Mauro es inmejorable; en cada gambeta, en cada pase o en cada tiro al arco, se nota la mejoría. Ahora sabe tirarse más atrás, armar juego, y encarar por derecha o por izquierda. Es literalmente inalcanzable para la mayoría de los defensores contrarios. Que es morfón? No hay dudas. Que muchas veces la tiene que largar antes, y no hacer una de más? Totalmente de acuerdo. Él resuelve estos pequeños defectos con una frase que no suena del todo convincente : "si no hiciera una de más, no sería yo". Sinceramente, y de corazón, creo que está cometiendo un error en pensar así. También se lo escuchó decir que, al pedido de Lavolpe que bajase a molestar o a hacer sombra a los defensores del equipo rival, el no pensaba hacerlo, "que se vaya resignando" (por Lavolpe). Estas cuestiones de actitud y de pensamientos errados habría que replantearlas de la mano de gente cercana a Mauro (gente que no esté metida en cosas turbias, claro está). Más allá de todo esto, y a pesar de esos pequeños errores, Mauro se hizo un nombre en el fútbol argentino (aún a pesar de los deseos de los grandes multimedios) y le sacó ese lugar preponderante que alguna vez tuvo otro delantero como él, Rodrigo Palacio. Actualmente, Zárate es el mejor jugador del campeonato argentino, de eso no hay dudas. La pregunta que surge siempre es: hasta cuándo? Y la verdad es que esta pregunta tiene una respuesta simple: hasta que él quiera. Según su entorno (más precisamente el "Ratón" Zárate) Mauro no se va a ir de Vélez hasta los 21, por una cuestión de "maduración del juego y de la persona". Las malas leguas hablan de un posible arreglo con la lista opositora a la que rige actualmente en la Institución, y que probablemente asumiría en las próximas elecciones.

Es como todo: cuando surgen las cosas buenas, también surgen los problemas. Ojalá que la partida de Mauro sea de la mejor manera y dentro de mucho tiempo (aunque veo esto casi imposible). Hoy por hoy, Mauro no es menos jugador que Aguero ni que Higuaín, ni tampoco vale menos que ellos. En todo caso, la cuestión pasará por ver en donde juega Mauro, y en donde jugaban los antes mencionados. Que la partida de Mauro sea buena para el pibe, y buena para el Club...

miércoles, febrero 21, 2007

Vale la pena seguir intentando?


Lo de Sergio Sena en Vélez ya está rozando lo inaudito. De un tipo que supo ser uno de los artífices de aquel equipo que en el 2003 le peleó cabeza a cabeza el título a los mejores del país (Boca y River) pasó a ser alguien totalmente predecible y, sinceramente, inútil. De un tipo que supo ocupar la banda derecha como si fuera el patio de su casa (?) e iba, llegaba hasta el fondo y metía centros bárbaros, a un tipo que llega a 3/4 en ataque y da el pase atrás, SIEMPRE.

Entendámonos gente: no pensemos que como es de Vélez "hay que bancarlo". Eso es un error muy común. Es verdad, siempre se le tiene más paciencia a los pibes del Club porque se la merecen y porque la pelearon desde abajo, pero no podemos abusar de esta paciencia, y convertirla en necedad. Sena tuvo mil y una oportunidades para demostrar lo que es capaz y lo que no es capaz de darle al equipo, y la verdad es que hay más cosas que no puede darle que viceversa. Desde que perdió la titularidad con Ischia por aquella maldita lesión, nunca volvió a ser el mismo. La banda derecha es un karma en Vélez desde la ida de Jonás, y parecería ser que Lavolpe lo solucionó trayendo a alguien que él conoce bien y que ha rendido en demasía (Mario Méndez) asi que: por qué seguir intentando con alguien que no está a la altura del primer equipo? Yo no sé si existirá una orden dirigencial, desde arriba, que les diga a todos los técnicos que pasaron por el Club "a Sena tenelo en cuenta" o alguna locura por el estilo, sino no se entiende que haya jugado con todos. Capaz demostrará algo en los entrenamientos que en los partidos, con la presión de la gente, no se ve. La cuestión es que para un jugador así existen varias opciones: cederlo a préstamo a otro equipo (sería lo ideal, para que el jugador no se desmotive, sino veámoslo al "Pato" Pérez en el Funebrero) bajarlo a la Reserva varios partidos para que tome ritmo, o, de última, pensar en dejarlo libre. La realidad es que uno nunca quiere esta última opción, pero la CD de Vélez ha sabido tomar decisiones drásticas en este sentido y bien encaminadas, como dejar libre a Ladino, a Valdemarín y a Óbolo (jugadores que no le podían dar más a Vélez de lo que le dieron) y podría hacer lo mismo en este caso.

Todo esto surge porque la situación de Sergio en Vélez actualmente, y desde hace varias temporadas, no es la mejor para ningún jugador de fútbol. Alguien que está en el ojo de todas las críticas, y que cada pelota que toca genera un murmullo, no puede jugar tranquilo y desplegar lo mejor de sí. La gente se exaspera ante cada error de él (sobre todo cuando generan contragolpes del otro equipo, como en el 2do gol ante Racing) y eso no es bueno. Ojalá Lavolpe pueda ver con más claridad las cosas, o sino...rezemos porque al "Payasito" le agarre un ataque de habilidad (?).

martes, febrero 20, 2007

Algo que nos brota (?)


La verdad es esta: cada día estamos más ilusionados. No hay resultado adverso que nos pare; no hay cambio errado que nos deprima; no hay referee en contra que nos pueda hacer dudar. Ver a este equipo del "Fortín" da ganas de seguirlo a todos lados, literalmente. Es cierto que aún es muy pronto para decir algo así, pero yo, y creo que muchos hinchas también, vemos en este equipo esas ganas de "salir a ganar en todos lados" y esa "mística" de saber que, en algún momento del partido, nos vamos a llevar el triunfo. Esa sensación de que somos superiores al resto, y de que si el equipo se lo propone, se lleva el triunfo sea la cancha que sea, y sea el rival que sea. El domingo, en la cancha, me vino esa sensación de no tener "miedo a perder el partido", como si pasaba, por ejemplo, con el técnico anterior de la Institución. Al contrario, me vino esa sensación de saber que en algún momento, con algún cabezazo, alguna gambeta, o algun tiro libre, Vélez iba a sacar adelante el partido. Es raro de explicar, pero creo que nos pasó a muchos. Ojalá no sean sentimientos sin fundamento, pero como está el equipo ahora...es difícil no ilusionarse.

Como frutilla del postre, la gente. Esta gente que se identifica con la ideología del Bigotón de ganar en todos lados, y sigue al equipo en un gran número. Que alienta todo el partido. Que aún con el equipo perdiendo 2-1, en un partido imposible de perder, siguió cantando, alentando, aplaudiendo, y sin perder la esperanza. Vamos gente, que esto pinta bien en serio...

lunes, febrero 19, 2007

Sabor a poco


A quedarse tranquila, gente velezana, que lo de ayer fue mala leche. Se combinaron todos los elementos en la galaxia (?) para que el equipo más antifútbol del campeonato, el peor árbitro (después de Pezzotta) y el primer error del Bigotón en los cambios aparecieran en el mismo partido. Sino no se puede entender que un equipo (el de "Mostaza" Merlo) juegue al pelotazo todo el partido, un árbitro no cobre una patada criminal a la garganta del "Mencho" Bustos, y encima que Lavolpe saque al único jugador en cancha que podía generar él solo un contragolpe que asegurara la victoria.

Vélez jugó bien, pero le faltó ese "no sé qué" que le venía faltando en los partidos anteriores pero que sacó a base de entrega y actitud. Sinceramente, en el segundo tiempo al Fortín le faltó un poco más de esa actitud. Y no nos confundamos: no decimos actitud como decimos "carácter"; le faltó actitud para ir a buscar el segundo. Al equipo le vino una leve brisa de ideales del técnico anterior, apasionado del "no arriesgar" y conformarse con la diferencia mínima, y no fue a liquidar un partido que estaba para terminarlo al principio del segundo tiempo. Racing, con un torpe gigante en la delantera, un ex jugador motivado por su vuelta, y un zurdito que la mueve, nos complicó. Pellegrino y Pellerano, que durante toda la tarde-noche habían estado concentrados, se desencajaron con el primer gol de la Academia. Y ahí se vino la debacle. Pero acá hay algo fundamental que remarcar: Vélez no sabe jugar sin la pelota. Juega de la misma manera que cuando la tiene, y eso está decididamente mal. Las falencias defensivas que habíamos tenido en partidos anteriores aparecieron esta vez, pero el "Gato" no pudo hacer nada. Hay un severo problema en cómo defiende Vélez, en que posición ocupan los que deben llevar a cabo esa función, y fundalmentalmente en cómo vuelven después de un ataque. Vélez toquetea y arriesga para abrir espacios e ir hacia adelante: eso está perfecto. Pero ayer los jugadores, estando en ventaja, toquetearon sin sentido, sólo para hacer pasar el tiempo; lo grave es que lo hicieron en la propia área. Es cierto: en el primer tiempo tendríamos que haber terminado 2 goles arriba. No se pudo. Con más razón, había que salir a finiquitar el encuentro en el segundo tiempo, y no se hizo. Luego, el equipo que se vió apurado por conseguir el empate es imposible de analizar: iban todos y de cualquiera manera. Eso también es admirable pero en menor medida: con el orden se llega a lugares más altos. Habrá que repensar las cosas en la semana, con tranquilidad, y ver cómo hacer para evitar que Vélez sea un equipo tan apetecible atrás.

La gente, impresionante en el "Cilindro" ayer. Copamos toda esa tribuna "torcida" (?) y demostramos cómo se alienta a un equipo, sea ganando, sea empatando o sea perdiendo. La hinchada no se calló nunca, y cantó desde media hora antes del encuentro, y se quedó cantando media hora después. Aplaudió al equipo cuando iba perdiendo, y lo alentó para ir a buscar el triunfo cuando lo empató. La verdad, inmejorable.


"Olé, olé, olé, olá, el periodismo - que no mienta más - mirá como alienta - la Guardia Imperial"

Puntajes:

Sessa (8): el nivel en el que está el "Gato" es difícil de igualar. No me animo a pedirlo para la Selección, sinceramente, pero lo quiero así para Vélez.

Méndez (6): trabajo silencioso, de hormiga, pero fundamental. Fue el que mantuvo la cabeza fría cuando la pelota quemaba (y había mucho que no la pedían).
Pellerano (5): el trabajo del Pelle se puede dividir en dos: antes del 1er gol de Racing, y después. Antes, controló muy bien su sector, y evitó cualquier llegada por ese lado. Después, se descontroló, y Fileppi pasó a ser una sombra que le pasaba por al lado, sin poder alcanzarlo.
Pellegrino (5): bien en el primer tiempo, muy mal en el segundo. Se lo notó desencajado, como si pidiera a gritos volver a la línea de 4.
Bustamante (6): no tuvo mal partido. Quiso salir jugando varias veces, pero arriesgando desmasiado. Por otro lado, sacó todo por arriba, y fue el que puso lo que había que poner para volver a la defensa en el momento que Vélez necesitaba el empate.
Broggi (4): no siente la posición de carrilero. No fue productivo ni en ataque ni en defensa.

Bustos (8): el tractorcito. No lo paran ni con una Molotov. Es figura todos los partidos, y es querido por el Bigotón. Se bancó la patada criminal de Sosa sin chistar.
Moreno y Fabianesi (6): la pidió y se mostró cuando Vélez estaba abajo en el marcador, y marcó el empate. Como contra, erró una chance clara en el primer tiempo.
Escudero (4): no me enteré si jugó.
Balvorín (6): mucho esfuerzo para el jujeño, que como siempre dejó todo, y peleó cada pelota como si fuera la última.
Mauro Zárate (7): Mauro, nos dió bronca a todos que hayas salido...


Suplentes

Ocampo (7): llevó la batuta para generar un empate que parecía imposible. Encaró siempre.
Sena (-): no hizo nada.
Coria (6): demostró criterio y buena pegada.

viernes, febrero 16, 2007

Todo tiempo pasado fue mejor


Una de las preguntas más comunes que nos hemos hecho los hinchas fortineros a lo largo de todos los años posteriores a la década gloriosa se refirió siempre a un solo tema: por qué los jugadores que abandonaron el club lo hicieron de forma tan poco decorosa? Existe un cierto "rumor" en el ambiente, que dice que "todo jugador que se va de Vélez, se va mal", pero nunca hubo un "culpable" al cual atribuirle esto. Si bien es verdad que la mayoría de los que se fueron nunca se destacaron por ser grandes personas (ni siquiera buenas) como el "Turco" Husaín (que cada vez que enfrenta al Fortín quiere trompearse con alguien) el "Lobo" Cordone (no sabemos si será por su problema a las adicciones o algún otro motivo, pero tuvo actitudes muy malas con Vélez) o bien Christian Bassedas (no soportó que Vélez no lo quisiera contratar cuando ya estaba demasiado grande para el fútbol de primer nivel) parecería que hay algo mal en Vélez. De otra forma no se puede entender que la mayoría de los que se van del Club no quieran volver y hablen pestes del mismo.

Por qué será?

miércoles, febrero 14, 2007

Y se fue la primera...

Piensa y piensa el Bigotón...
Que no se jugó bien? Seguro. Que no se tuvo la misma potencia ofensiva? También. Que le faltó liquidar el partido? Podría ser. Pero a nosotros nadie nos saca la alegría de haber pasado con tranquilidad y serenamente el primer partido de esta primera fase. El Fortín le ganó 1-0 al Emelec, en Ecuador, y fue caminando. Al equipo, si bien le faltó punch y agresividad en muchos pasajes del partido, se lo notó muy cerebral, tranquilo, como si manejara los tiempos. Por otro lado, la imprecisión que se vió hoy dista de ser lo que uno quiere como futuro para Vélez, pero es entendible que, de visitante y ante un equipo que se dedicó a pegar más que a otra cosa (con un referee mamarracho total) el nivel futbolístico no haya sido el más elevado. Faltaron las individualidades que suelen aparecer, principalmente la de Maurito, y muchas otras cosas que se siguen repitiendo parecen no tener final...Los invito a contar cuantas pelotas jugó bien y cuantas perdió Castromán en todo el partido? Y esto no es una persecución. Dejemos de ser necios y de hablar de los jugadores "por lo que le dieron al club" en algún momento; analicemos como están ahora. Castromán perdió velocidad, perdió explosión, se volvió egoísta y encima, ahora le agregó el pegarle con un muñón a la pelota, que ni siquiera se acerca al arco. Hasta cuando?

El 3-4-1-2 de Lavolpe que paró ante el Emelec
En fin, sera cuestión de aprender a no quedarse en los segundos tiempos y a ser un poquito más ofensivos para no tener que andar dependiendo de una última bola en contra o alguna jugada desafortunada que nos pueda quitar el triunfo.

Puntajes
Sessa (7): dentro de un partido que no tuvo figuras, el "Gato" tapó las únicas 3 llegadas claras que tuvieron los ecuatorianos. Se viene perfilando para la Selección...

Pellerano (5): no hizo nada del otro mundo. Cubrió su sector y evitó cualquier ataque. Cumplió.
Pellegrino (7): de lo mejorcito. Sacó todo por arriba y si bien cometió varias faltas, manejó los tiempos de la defensa.
Bustamante (6): como dato relevante, metió el gol. No tuvo mayores obligaciones, y por su sector no le llegaron mucho más que con centros.

Méndez (5): el mejicano fue uno de los que más tuvo la pelota en sus pies (aunque no haya sido tan vistoso). La jugó con critero y con tranquilidad, pero sin profundizar.
Bustos (6): volvió a correr por todos. Es la figura del equipo que no se destaca tanto pero que le provee el equilibrio.
Moreno y Fabianesi (4): mucho tener la pelotita, pero para cuando hacer algo productivo?
Papa (5): intentó ser salida siempre, pero le costó mucho. Faltó precisión.
Escudero (4): no apareció.

Mauro (5): ni chicha ni limonada. No tuvo un buen partido.
Castromán (3): vuelvo a repetir...vean nuevamente el partido (o vean el próximo y fíjense, total es siempre lo mismo) y cuenten las veces que pierde la pelota este jugador.


Suplentes

Broggi (5): cumplió.
Balvorín (-): casi no estuvo en cancha.

martes, febrero 13, 2007

El eterno dilema


Desde que desembarcó la noticia de su llegada al Club, la gente se ilusionó. Se hablaba y se hablaba sobre la "mejor pantalla de Sudamérica" que justamente se iba a instalar en el José Amalfitani. Se hizo desear: había estado anunciada para Julio del 2006 y llegó a fines de ese año. A priori, los fortineros nos encontramos embobados por semejante tecnología en nuestro estadio, y la defendimos a troche y moche, pero es hora de plantearnos: la pantalla fue un beneficio o un perjuicio para Vélez? Más allá de algunos mini-reportajes que se le hacen a jugadores de Vélez, y la repetición de los goles más importantes del Club, lo único que se ve y se escucha en esa pantalla son propagandas de cualquier estilo (desde avances del cine hasta Ricky Sarkany (?)). Para colmo de los males, la gente que la maneja y que planifica lo que se transmite en ella parecería ser que tiene muy poco de fútbol en su ser, ya que desde el primer día en que se inauguró, tienen la maldita costumbre de distraer a la gente justo cuando el equipo está saliendo a la cancha, y le sacan uno de los momentos más emocionantes dentro de todo el ritual que significa ir a la cancha a ver a Vélez. Antes uno esperaba ansioso el momento en que salía de la manga el equipo; ahora nos distraen con "espejitos de colores" y se pierde la esencia del fútbol.

Sinceramente, pienso que le hizo más mal que bien al Club esta pantalla. Si bien es entendible que para financiarla las propagandas y comerciales son necesarios, habría que tener un poco más de "tacto" para manejarla y entender cómo se vive el fútbol y sus momentos. A no cometer más errores...

domingo, febrero 11, 2007

El comienzo del sueño...


Sábado a la tarde, y las familias en los alrededores al José Amalfitani se iban acercando para apreciar el esperado retorno de Vélez al campeonato local. Con buenos partidos ante Belgrano y Danubio, era indudable la ilusión de la gente. Se reflejaba en las caras. Es cierto que era el primer partido, y que lo importante era ganar (y se hizo), pero el equipo ganó con ciertas dudas...


Finalmente, Vélez salía a la cancha. El primer cambio importante que se notó fue la inclusión del pibe Escudero por el jujeño Balvorín (de buenos partidos en lo que iba de la pretemporada y buen papel en el partido de ida por la Copa). La incógnita era saber la posición que ocuparía el hijo del "Pichi" Escudero (incógnita que aún los jugadores de Newells están intentando descifrar). No llegó a ser ni volante por izquierda, ni wing, ni enganche, ni media-punta; Escudero, al jugar tan libre, permitió "molestar" en la salida de los leprosos y a su vez juntaba marcas para luego dar el pase rápido a la izquierda, hacia un Papa que se mandaba como una tromba. Éste fue el primer gran acierto gran del "Bigotón", quién demostró que no come vidrio y que también piensa en el rival a la hora de parar al equipo.


Comienzo del primer tiempo, y Vélez salió decidido a llevarse por delante a su rival. Con mucho toqueteo lateral en el medio para esperar que se abrieran los espacios y así poder penetrar (?) el Fortín se armó de paciencia jugueteando con la bocha entre sus pies, para luego dar la estocada final. Luego de un centro que fue despejado a medias por Aguirre, Escudero, quién venía embalado desde atrás, le dió con 3 dedos (a lo Chelo Delgado) y la mandó a guardar. 1-0 para Vélez. Un resultado que, a final de cuentas, uno no sabe si lo perjudicó o lo benefició, teniendo en cuenta que el equipo pareció quedarse un poco, y darle la pelota y el manejo del partido a Newells. Sin embargo, los de Rosario no tenían idea de que hacer con la pelota, y sólo llegaban con patadas de burro del guaraní Cardozo. Algún atisbo de buen juego en los pies de Mauro Cejas y nada más. Vélez tampoco hacía demasiado, y se limitaba a intentar sacarle la pelota a Newells y salir rápido de contra. Así llegó el segundo gol: pelota robada por el héroe de la tarde, Escudero (junto al Gato Sessa) quien con gran calidad le dió un pase-gol "bochinesco" a Maurito por entre medio de los centrales, y éste último que capitalizó en la red, tocándola suave a un palo. 2-0 y partido liquidado? Nada por el estilo. El Fortín no jugaba bien, y lo único que tranquilizaba a la gente era que...Newells tampoco. Llegaron varias veces pero Sessa, en estupendo nivel, detuvo todos los intentos. Así se fue el primer tiempo.


En el segundo, Vélez salió definidamente a regular, como se vió en el campo de juego. Ellos tuvieron la pelota pero sin ideas, sólo llegando por arriba, y Sessa siguió siendo figura. Sena se comió un gol increíble (ese chico NUNCA va a hacer un gol, otra que el "Galgo" Gutiérrez) y Vélez no llegó más. Sin embargo, se replegó bien en el fondo (duele decirlo así, pero es la triste (?) verdad) y usó un 4-4-2 con la entrada de Broggi.

Eso fue todo. Vélez tenía que ganar y lo hizo, al igual que con Danubio en Uruguay, pero a no confiarse. Como muy bien comentan los hinchas fortineros, si la figura de un equipo es su arquero (en este caso Sessa) es que algo está fallando, y está fallando bastante. A Vélez le llegan mucho y por varios lados, y eso en un equipo que intenta ser sólido es mortífero. Habrá que encontrar la forma de hacer que la vuelta a la defensa sea más ordenada y con menos agujeros.
Las cosas para destacar del partido:

* El acierto del Bigotón en el cambio de Balvorín.
* Lo horrible que es Sena
* El buen momento de Maurito (que igualmente no tuvo un gran partido)
* La presencia del "Escamoso" y desagradecido Roberto "no me quieren ni en Ucrania" Nanni, quién luego de declarar que "por fin iba a jugar en un equipo grande" (por San Lorenzo) y hacerse la estrellita, se quedó en la lona. Ni olvido ni perdón.
* Los recuerdos para Miguel Angel Russo, de buen debut en Boca, y con banderas muy ingeniosas.

viernes, febrero 09, 2007

Se viene el Clausura


Mañana, desde las 18.20, Vélez enfrenta como local a Newells Old Boys de Rosario, por la primera fecha del Clausura. Si uno se pone a analizar el contexto de este partido, y el momento en el que está cada equipo, es claro que el Fortín, como bien dijo su técnico en declaraciones a la prensa, tiene una "pequeña ventaja" por entrar al torneo estando ya en una competición oficial, y habiendo jugando 2 partidos en un gran nivel. Sin embargo, sabemos como es este fútbol, y Vélez no se puede confiar. Con dos bajas tan importantes como las de Pellegrino y Pellerano, se hace complicado imaginar una defensa realmente sólida y acomodada (más teniendo en cuenta que ni con los anteriores dos se pudo). Ni qué hablar si la segunda opción de Lavolpe (la primera es Ugglesich) llegara a ser Sena (de paupérrimo nivel durante toda su corta carrera) y Méndez, ese lateral mexicano que tan bien trata a la pelota pero tan poca patita pone, ocupara la posición de stopper por derecha. Son dos cambios que, por la magnitud y la importancia de los puestos y de la jerarquía de los jugadores que salen, podrían llegar a complicar un partido que, en otra situación, podría llegar a ser más accesible. Si uno se lo pone a pensar, Newells no tiene casi nada como para asustar: los dos paraguayos (a los que habrá que controlar mejor este campeonato y aprender de los errores) el "mala leche" Husaín y no mucho más. Es un equipo muy joven, sin tanto rodaje, y con algunas caras nuevas, y Vélez eso lo tiene que aprovechar.

Según lo que dejó entreveer el "Bigotón", Vélez formaría como lo viene haciendo últimamente, con su típico 3-4-3: Sessa; Méndez (o Torsiglieri), Ugglesich, Bustamante; Sena (o Méndez), Moreno, Bustos, Papa; Castromán, Balvorín y Mauro. Mucho pressing, poco de dejar pensar al rival, y buen juego por abajo. Esas son las premisas del equipo (lejos están de aquellos pelotazos horribles que obligaba a tirar Miguel Angel Ru$$o).

Ojalá que el Fortín tenga un buen comienzo de torneo y que nos haga ilusionar con el nivel y los goles de un equipo que promete y mucho.

miércoles, febrero 07, 2007

Futuro refuerzo?


El hombre tan nombrado en los últimos días (para Vélez pero, en su momento, para Boca también) finalmente parecería que tiene todo preparado para convertirse en jugador del Fortín. En declaraciones a la prensa, manifestó su deseo de venir a "un club tan grande como Vélez", argumentando haber dado todo por la camiseta de Danubio hasta el momento, y querer progresar en su carrera como futbolística.

Ayer, en el partido que ambos equipos disputaron, se pudo ver a un Gargano muy activo, que, sin correr demasiado, fue una de las figuras del equipo uruguayo, manteniéndose siempre bien ubicado y realizando una labor simple: cortar y entregar. Si bien es cierto que el buen trato de la pelota y la técnica no son de sus mayores características, también es verdad que tiene una elogiable recuperación a la hora de correr a sus rivales desde atrás (varias veces le quitó la pelota a los jugadores de Vélez, principalmente a Maurito) y que en la marca es muy prolijo. Si fue por querer mostrarse o por querer despedirse de su gente de la mejor manera, imposible saberlo, pero ayer el volante central de Danubio tuvo una tarea más que aceptable e ilusiona tener un jugador férreo como el uruguayo para un equipo al cual, en la mitad de la cancha, le falta un poco más de agresividad, teniendo en cuenta que ni Papa, Méndez o Moreno y Fabianesi son jugadores "duros", de marcar, sino que son más bien de creación. Desde acá, avalamos lo que sería la posible nueva incorporación del Club Atlético Velez Sarsfield.

martes, febrero 06, 2007

Estamos adentro

Finalmente, de manera tranquila y sin sobresaltos, Vélez se clasificó para participar de la Copa Libertadores de América. Con un estilo de juego audaz, plenamente ofensivo, y jugadores que entendieron a la perfección el mensaje del "Bigotón" Lavolpe, el Forín logró convertirse, en base al nivel desplegado en el Repechaje, como uno de los equipos que pelearán por la Copa tan ansiada por toda América.


Con el 3-0 a favor, los hinchas velezanos preveían un planteo menos arriesgado en Uruguay, regulando un poco la intensidad en ataque, e intentando tener la pelota el mayor tiempo posible. Sorprendiendo, Lavolpe dejó en el banco al goleador Balvorín, e incluyó en el campo de juego al joven Robles, ubicándolo en una posición que rondaba entre un volante por derecha definido y un mediapunta por la derecha. La formación de Vélez, con esta innovación, no terminó de ser "estática" sino que gravitó entre un 5-3-2 y un 4-4-2 mentiroso. Con 3 jugadores en ataque bien claros (Mauro, Robles y Lucas un poquito más atrasado que de costumbre) Vélez relegaba un poco de poderío ofensivo para tener un poco más de orden atrás. Cuando atacaba, Papa lo hacía como volante, y cuando defendía, se metía entre la línea de los defensores y se paraba de lateral izquierdo.

En fin, primer tiempo, y se notó a un Vélez muy activo, relegando en los primeros 15 minutos a Danubio a su propio campo, y teniendo la pelota más que nada en los pies del gran Maurito Zárate. Robles se mostraba muy movedizo pero también extremadamente impreciso, y tuvo la suya en un buen remate que tapó el arquero Conde. Una chilena que no pudo conectar correctamente Lucas fue otra de las oportunidades del Fortín, que luego de estas chances sufrió un poco en el fondo, con varias llegadas del conjunto charrúa sin demasiado peligro (sólo el gran remate de Lima, que tapó bárbaro Sessa). El partido estaba quieto, cuando luego de pelear la pelota en el área de Danubio, Papa pudo dar un pase hacia atrás para un Castromán embalado que la mandó a guardar. 1-0 y serie liquidada?. Eso parecía. Danubio tuvo más la pelota luego del gol velezano, pero sólo llegó en el final, cuando pudo poner el partido 1-1 y descontar. Cabe aclarar que en este primer tiempo, el equipo uruguayo pegó a troche y moche y Chandía, localista como pocos, hizo la vista gorda, discutiendo sólo con Bustos y compañía.

En el segundo tiempo, Danubio salió más decidido y le sacó la pelota a Vélez los primeros 20 minutos, en los que tuvieron varias chances que, espectacularmente, Sessa despejó esforzándose. Sin ningún lugar a dudas, la figura del partido. A partir de los 20 minutos, Vélez comenzó a tener un poco más la pelota, y en un contragolpe, Moreno la agarró, midió y le dió al arco de Conde que, con una resistencia débil, permitió el gol del "Torero" ( que en el segundo tiempo llegó muchas veces pero convirtió sólo 1, y dejó grandes huecos en el medio a la hora de defender, que cubrió el "Mencho"). Luego del gol, no mucho más. Danubio siguió pegando, y Mauro y Papa fueron reemplazados para preservarlos. Entró Ocampo, muy activo, generando varias chances de gol, y mostrándose tan escurridizo como en sus mejores épocas.

Pasó Vélez, y pasó bien. Sin sustos ni problemas, el equipo se mostró sólido, agresivo, y convencido de la filosofía futbolística de su entrenador. Más que nada, se rescata el hecho de que Vélez ganó el partido sin jugar demasiado bien, pero lo ganó al fin. Para hacer grandes cosas, no sólo se gana tocando y tocando, sino también ensuciándose y sufriendo. Ahí se hacen los verdaderos equipos.

lunes, febrero 05, 2007

El planteo ante Danubio


Uno de los interrogantes que aparecen a la hora de afrontar el partido de vuelta por el Repechaje de la Copa Libertadores es, sin ningún lugar a dudas, el planteo táctico a utilizar. Algunos proponen una táctica tan ofensiva como en el partido de ida, con los delanteros y los carrileros apretando bien arriba, y haciendo que hasta los defensores salgan jugando del fondo. Otros, al ver el 3-0 que consiguió en la ida el conjunto fortinero, se inclinan más por una táctica más conservadora, con una línea de 3 que se convierta en una línea de 5; 2 volantes centrales más cercanos a los defensores que a los delanteros, y una línea de atacantes que esté dispuesta a intentar robar la pelota adelante y salir rápido de contragolpe.

Sinceramente, y desde mi visión, Vélez tiene malos recuerdos a la hora de salir a atacar partidos que con un empate (y en este caso hasta una derrota por 2 goles) podría haber resuelto. Sino basta recordar aquel fatídico partido ante la Unión Maracaibo, en el que Carlitos Ischia decidió poner 3 en el fondo y salir a atacar en cancha ajena al conjunto venezolano, generando un trágico resultado para Vélez (2-4) y dejándolo afuera de la Copa Libertadores de ese año. Creo que lo más lógico sería jugar con un planteo parecido al usado en la ida, con 2 carrileros, pero esta vez más preocupados en cubrir bien su franja a la hora de retroceder que de avanzar. Sin llegar a ser laterales (de ser así, Vélez no tendría salida por los costados) estar un poco más limitados a la hora de pasar al ataque (si pasa uno, el otro se queda) y con los dos volantes centrales a los costados cerquita de los stoppers. Es también para destacar el hecho de que los jugadores no salgan jugando tanto como lo hicieron en la ida, de lo contrario se podrían sufrir varios sofocones. En cuanto a los delanteros, y de ser posible (bah, si Castromán y su ego lo permiten) Lucas un poco más atrasado, generando fútbol con Mauro, y Balvorín bien de punta.


Esperamos opiniones!

domingo, febrero 04, 2007

El nuevo Somoza?


Desde que apareció en Primera, el público velezano vió con buenos ojos sus rasgos distintivos: una considerable corpulencia física, acompañada de una nada desdeñable altura, rapidez al salir a marcar al contrario bien adelante, y buen juego en ambas piernas. Tuvo un paso fugaz por la Primera, en aquellas épocas donde el puesto del Nº5 no se disputaba sino que era propiedad de una sola joya en la cancha: Leandro Somoza. Finalmente, la suerte le jugó una mala pasada cuando Russo, aún sin que nosotros, los fortineros de ley, sepamos por qué, no contó con él en ningún momento del pasado campeonato o peor aún (peor porque no habían números 5 en el plantel) en el anterior campeonato a ése.

La historia hoy en día es diferente: Lavolpe pide a gritos a un 5, y a la Comisión Directiva se le hace casi imposible encontrarlo (sin tener que pagarle millonadas a equipitos o a jugadores que se creen más de lo que son...en fin, piojos resucitados). Lo que yo me pregunto es: no será el momento de Franco Razzotti? Si bien es cierto que apenas apareció en cancha, en sus primeros partidos, se lo notó un poco atolondrado y saliendo a buscar demasiado adelante, sin mucho timming (algo que Somoza hacía a la perfección, pero luego de varios campeonatos) sus cualidades son fáciles de observar.

La pregunta ahora, una vez instalada la discusión, es: por quién entraría Razzotti? En vista a los rendimientos mediocres desde que llegó, y a los desacoples defensivos que está sufriendo Vélez, al atacar con tanta gente y defender con tan poca, no me queda duda de que el jugador a salir sería Moreno y Fabianesi. Poner un jugador con marca, garra, y sobre todo sacrificio le vendría bien a este Vélez que, en la mitad de la cancha, más allá del gran Bustos (que sólo, definitivamente, no puede hacer todo) no tiene jugadores de esas características.

En fin, esto es sólo una opinión, pero...no tienen ganas de verlo en la cancha?