Seguir por mail a Blog Velez

martes, junio 30, 2009

Definido: final CON público


Después de muchas idas y vueltas, el Jefe de Gabinete, Sergio Massa, salió a dar una conferencia ayer sobre el brote de esta nueva gripe que azota al mundo, y aclaró que, si bien no recomiendan concurrir a eventos con público masivo, tampoco lo prohibirán. En consecuencia, el partido se jugará en Liniers, a las 15.00 hs, y con el aliento de todos los fortineros.
A reventar el Amalfitani...

lunes, junio 22, 2009

Sí se puede: Lanús 1 - Vélez 1


¡Qué hombría tiene este equipo, por Dios! Cuando muchos lo daban fuera del campeonato, sin chances, con un gol abajo (inmerecido, lo que hace más dramática la situación) con un jugador menos (mal expulsado) y la lesión de uno de sus delanteros (¡fuerza, Churry!) el conjunto de Ricardo Gareca volvió a pisar fuerte, esta vez en el Sur, y sacó adelante un partido, consiguiendo un empate valiosísimo ante Lanús, que lo deja con serias chances de poder campeonar en la última fecha...

Que este equipo tiene personalidad y cojones, de eso no hay dudas. Lo demostró en los peores momentos: con Colón (cuando todavía estaba por verse quienes iban a pelear el campeonato), con Racing (en el peor partido del equipo) y esta vez con Lanús, otro contrincante en esta pelea por el título. Vélez fue más que los dirigidos por el siempre humilde Zubeldía. 11 contra 11 lo maniató, lo apretó bien arriba y no lo dejó generar juego. El equipo local se tuvo que limitar a esperar alguna contra salvadora que llegó, casi sin querer, luego de un error de Maxi Moralez, y un segundo error en la misma jugada posteriormente de Gastón Díaz (más allá del desconcierto de la línea del fondo en general). Es sabido: Vélez casi no tiene errores en defensa por partido, pero esta vez nos tocó la más fea. Dos chances de Moralez y algún cabezazo de Otamendi no quisieron colaborar para ver un Vélez que mereció irse en ventaja.

En la segunda parte salió a relucir lo mejor de este Vélez. Al comienzo del segundo período, en una jugada intrascendente, Cubero fue a cubrir una pelota al lateral y, según el juez de línea, agredió con un codazo (se puso como loca el línea, empezó a mover los brazos cual gay friendly bailando "YMCA") a Velázquez. La pregunta es: si lo agredió, ¿cómo se mantuvo en pie? Se sabe que el Poroto no es un dulce, asi que uno asume que, de pegarle, todavía estaría buscando varios de los dientes que hubiese perdido. A partir de acá, el partido cambió rotundamente y recién en esta parte fue cuando Lanús empezó a justificar de a poco un triunfo totalmente inmerecido. Valeri tuvo varias chances, y Sand un mano a mano que tapó espectacularmente Montoya (recordemos que, como ante Gimnasia de Jujuy, volvió a ser arquero de equipo grande, teniendo pocas pero grandes intervenciones). Luego vendría la lesión de un Cristaldo abatido, entre lágrimas, que le dejó su lugar al Burrito Martínez. Párrafo aparte para este jugador: uno no sabe con qué se va a encontrar cada vez que entra. De titular nunca terminó de afirmarse, y de suplente literalmente la rompe cada vez que entra, marca diferencias. Según tengo entendido, la molestia ahora pasa por una pubialgia que lo tiene a maltraer y no lo deja jugar los 90 minutos, habrá que seguirlo. La cuestión es que con su entrada Vélez manejó más la pelota y, sobre todo, dosificó los ataques, haciendolos verdaderamente nutritivos y no estériles. Era sabido: Vélez iba a tener pocas chances en ataque con un hombre menos, y las tenía que exprimir al máximo. En esto fue vital Martínez, que es el jugador que más piensa en este plantel. Con un quiebre de cintura bastó para modificar el rumbo del partido. A partir del gol de López, Lanús se cayó a pedazos y Vélez estuvo a un pasito de ganar el encuentro. No se pudo, pero se logró un empate verdaderamente valioso.

Hay que destacar las actuaciones de Domínguez (llegó el partido en que Otamendi se equivocó en algunas, y ahí es cuando apareció la figura del ex Newells), el Chapa Zapata (caudillo del medio, se sacrificó hasta más no poder), Razzotti (otro que dejó el alma en la cancha) y en última instancia la cabeza fría de Rodrigo López para patear magistralmente el penal.

Pasó otro desafío, pasó otra prueba de carácter, y Vélez dió un nuevo paso en busca del tan ansiado título. Ahora todo depende de Vélez: es ganar o ganar. Ya no sirve hacer cuentas con otros equipos, no sirve amargarse por el triunfo de un rival o alegrarse con su derrota. Vélez depende de Vélez, y esto es lo que beneficia a un equipo que, en las más jodidas, sacó a relucir su amor propio. Que esta no sea la excepción, y que el Amalfitani estalle. Vamos que se puede...

Posta Posta: Lanús 1 - Vélez 1

(Hacer click sobre la imagen para ampliar)

La historieta: Lanús 1 - Vélez 1

(Hacer click sobre la imagen para ampliar)

Goles: Lanús 1 - Vélez 1


lunes, junio 15, 2009

Camino a la gloria: Vélez 2 - Newells 0


¡Qué triunfo, Fortín! Es lo primero que se me viene a la cabeza a la hora de analizar el encuentro ante Newells, el pasado sábado, que tuvo como desenlace la victoria velezana por 2-0, con goles del Ro-ro López y de Maxi Moralez (volviste, Enano querido). Sin jugar demasiado bien en la primera parte, pero siendo el único equipo para la segunda mitad, este equipo volvió a demostrar que no le tiene miedo a la presión, y que la punta le sienta bien

¿Cómo explicar el triunfo de Vélez ante los rosarinos? Hay varios puntos que se repitieron a lo largo de todo el campeonato y que, llegando a la recta final (gracias a Dios) parecieran potenciarse:

Solidez: sin dudas la mayor virtud de este equipo fortinero. Y si esto es así, en gran parte, se lo debe a 4 personajes fundamentales en el buen posicionamiento defensivo de este Vélez: Razzotti, Cubero, Domínguez y Otamendi. Cuesta encontrar un partido en el cual la pareja de centrales haya jugado mal. Y no me quiero quedar únicamente con la aparición rimbombante (?) de Nico, sino también con la colaboración y la experiencia que le brinda a su lado Sebastián Domínguez: no sé hasta qué punto el gran jugador que es Otamendi hubiese sido tal si no lo hubiese tenido a un tipo del carácter y la prestancia de Sebastián. A lo largo del campeonato lograron erigirse como la mejor dupla central y no es casualidad. Cuando uno se equivoca o no está (cosas extrañas) el otro aparece. Uno tiene un gran anticipo, el otro es un excelente último hombre. Se complementan a la perfección. En cuanto al medio del equipo, es claro que el aporte de Franco Razzotti, soportando ser la eterna sombra de Somoza, ha sido fundamental. Probablemente no sea tan vistoso como la actuación de otros con más talento, pero este muchacho se ha bancado paradas bravas sin chistar, sobre todo al comienzo del campeonato. Sin dudas demostró ser el cinco que Vélez necesitaba en este momento, tras la dura lesión del Flaco. Por último, quiero destacar el aporte del Poroto. Es cierto, Fabián tuvo un gran bajón futbolístico en varios partidos, culminando con una muy mala actuación ante Gimnasia de la Plata, pero es indudable que en los primeros partidos del campeonato el fue la voz de mando del equipo. Jugando de 4 o ahora, devenido en volante, él es el encargado de hacer los relevos y de mantener el orden dentro del equipo. La experiencia vale, y él lo hace notar.

Paciencia y tranquilidad: sin dudas otra de las características que más se destacan en cuanto a la forma de jugar del equipo. Es cierto: no es vistoso, no tira demasiados chiches, no arma jugadas de 30 toques. ¿Es un pecado esto? La realidad dice que no. Vélez “juega bien desde otro lado. Algún sabiondo del fútbol sin dudas calificaría a este Fortín como “un equipo viejo”. ¿Por qué digo viejo? Vélez parece un equipo de décadas anteriores, que no hacían del pressing y de la verticalidad una obsesión, sino que se dedicaban a tener la pelota y a aprovechar los momentos del partido. Personalmente, cada vez que entra Vélez a la cancha en este campeonato, sentí y sigo sintiendo tranquilidad: en algún momento el gol va a llegar. Cuando menos salen las cosas, el conjunto de Ricardo Gareca es cuando menos se desespera. Se vió clarito el otro día, ante Newells, o sin ir demasiado lejos frente a Boca: Vélez espera y lastima. Pero entiéndase bien: el “espera” no debe ser utilizado como un adjetivo referido al contragolpe o a una táctica más bien defensiva. El “espera” tiene que ver con una paz para jugar que sorprende. Toquetea, hace circular la pelota, y, cuando puede, mete el espinazo final, de la mano de un Maxi Moralez o también, por qué no (que paradójica es la vida!) de Víctor Zapata, gran artífice de este buen campeonato fortinero.

Contundencia: Vélez no dispone de muchísimas ocasiones para marcar, pero cuando las tiene, suele convertirlas (salvo excepciones). López ha dejado atrás el último campeonato con Tocalli, en donde no la embocaba ni abajo del arco, y ha demostrado una faceta goleadora que pocos pensábamos. Para colmo, cuando no estuvo él, Larrivey apareció y dio su aporte (no hay que ser desmemoriado). La efectividad es vital para cualquier equipo regular y sólido como Vélez, y es una característica para destacar sin dudas.

Pasó Newells, con un ritmo tranquilo, como si no fuera un partido vital. Ahora se vienen las dos finales más importantes, me animo a decir, de los últimos 10 años: Lanús y Huracán. Por lo pronto, como ha hecho este equipo hasta ahora, hay que pensar en el día a día, partido a partido. Con esa ideología, lo primero es el equipo del Sur, que viene golpeado tras la goleada sufrida con Arsenal, y se juega la última carta ante Vélez. Es claro que Vélez tiene que jugar con su desesperación y hacer que el partido se maneje con su ritmo futbolístico, no con el golpe por golpe de Lanús. Ojalá que el domingo el Sur se llene de casacas velezanas, y quien te dice, podamos festejar algo más que el triunfo…

Posta Posta: Vélez 2 - Newells 0

(Hacer click sobre la imagen para agrandar)

La historieta: Vélez 2 - Newells 0

(Hacer click sobre la imagen para agrandar)

lunes, junio 01, 2009

SEGUIMOS VIVOS: Gimnasia (J) 0 - Vélez 1


Sin brillar, sin tener el juego del “equipo del pueblo”, sin demostrar las variantes en ataque que sí aparecieron en otros partidos, pero a la vez, sin favores arbitrales o jugadas dudosas, Vélez logró un nuevo triunfo en el campeonato ante los jujeños (buena estadía en la B Nacional) y sigue ahí, metido en la lucha por el título. El gol lo marcó Cristaldo en el inicio de la segunda parte, tras un gran centro de Emiliano Papa. Ahora vienen 2 semanas de parate, para recuperar lesionados, y preparar la recta final del campeonato.

Es sabido que a Gareca no le tiembla el pulso a la hora de hacer modificaciones, sea en la alineación inicial o sea durante el transcurso del encuentro. Esta vez no fue la excepción: a la cancha Cristaldo (de gran presente) y afuera Larrivey (de magras actuaciones en el último tiempo). Se la jugaba el Tigre y la verdad es que el partido le dio la razón. La presencia de Cristaldo, sin ser constante, le permitió a Vélez otra movilidad y le otorgó más variantes. A su vez, la inclusión nuevamente de Cubero en el medio le dio a Vélez más sorpresa, con él rompiendo las líneas y apareciendo en la faz ofensiva, ante la pasividad de un apático Maxi Moralez y un deambulante Rodrigo López.

El primer tiempo ante Gimnasia de Jujuy fue de lo peorcito de Vélez en este campeonato, salvando los instantes finales del mismo, en donde se contó con varias chances y estuvo cerca el primer gol. Hasta ese momento, Vélez se vió superado por un equipo que demostraba el amor propio y el orgullo, y que no quería descender de categoría siendo un partenaire de un aspirante al título. Y acá es cuando hay que destacar la tarea de Germán Montoya. Muy criticado desde este lugar por sus dudas a la hora de cortar centros y salir del área chica, hay que resaltar su actuación en la primera parte, otorgándole a Vélez la posibilidad de terminar el partido sin goles en contra y de mantener viva la ilusión. Por otra parte, pese al mal primer tiempo del equipo, son destacables las actuaciones de Víctor Zapata y de Franco Razzotti, que bancaron ese mal momento y evitaron que sea mucho peor.

En la segunda parte la cosa cambió. Con más ganas que fútbol, Vélez se fue llevando por delante a un rival que empezaba a flaquear por el desgaste de la primera parte, y de tanto ir, llegó el tan ansiado gol, que le permitía a Vélez seguir en su sueño de campeonato. En la jugada previa había avisado el Churri, luego de un gran pase de Razzotti, pero su tiro se fue desviado. Persevera y triunfarás, dice el dicho, y en la tercera que tuvo (en el primer tiempo había tenido otra clarita) Papa mandó el centro prácticamente desde el Amalfitani y se la puso en la cabeza a Cristaldo para que este la empujara y pusiera a Vélez en ventaja. A partir de ahí, Vélez se dedicó únicamente a cuidar la ventaja, y el Lobo no tuvo respuestas.

En esta parte me quiero detener. Probablemente uno se ponga demasiado exigente, pero ¿no hubiese sido más lógico intentar apretar el acelerador e ir a liquidar el partido, en lugar de entretener la pelota en el medio? Me parece que, dentro de las pocas críticas (constructivas) que se le pueden hacer a este equipo, esta es una: a veces abusa de la circulación de la pelota. Está bueno lateralizar y tener el dominio de la pelota, pero también está bueno buscar el segundo gol y quedarse tranquilos. Esta vez salió bien, por suerte.

Vélez, sin jugar bien, y cada vez con menos margen, sigue demostrando solidez en cuanto a resultados y en cuanto a manejo de los partidos. No luce, no brilla ni tira tacos o caños en todas las jugadas, pero sí es efectivo y regular. Bastan las estadísticas para demostrarlo: un solo partido perdido. Ahora se viene Newells, rival durísimo que va a intentar aguarle la fiesta al Fortín, y complicarnos la existencia. No hay que pensar en otros rivales más que en los rosarinos. Es cierto, todavía faltan dos semanas, pero el José Amalfitani tiene que estallar…

El diario: Gimnasia (J) 0 - Vélez 1

(Hacer click sobre la imagen para agrandar)

Posta Posta: Gimnasia (J) 0 - Vélez 1

(Hacer click sobre la imagen para agrandar)

La historieta: Gimnasia (J) 0 - Vélez 1

(Hacer click sobre la imagen para agrandar)