Seguir por mail a Blog Velez

domingo, septiembre 30, 2007

Empate con sabor a nada


Vélez empató en la noche de ayer ante el conjunto de Gustavo Alfaro, Arsenal de Sarandí, en 0. Como los datos más salientes, Balvorín erró un penal en el primer tiempo, al intentar colocarla en el mismo lugar donde lo había pateado ante San Martín (SJ) y, por otro lado, la triste noticia de la lesión de Sebastián Peratta que, por lo que parece, sería una rotura de ligamentos (a los estúpidos que aplaudieron la lesión, mejor no vayan más a la cancha). El partido se dió, en la mayor parte del tiempo, en campo del equipo visitante, que vino a rescatar un puntito y lo logró, de la mano de su metódico Gustavo Alfaro. Con argumentos como hacer tiempo desde el minuto 1 con su arquero (en total, debe haber hecho como 5 minutos en los saques de arco) hasta desparramarse por el suelo ante cada jugada de roce. Vélez, por su parte, no pudo aprovechar las que tuvo en el primer tiempo, y, así como hace unos partidos entraban algunas que parecían imposibles (como ante San Lorenzo) hoy día eso se revirtió completamente. ¿Suerte? Para nada. Los delanteros y los jugadores en general están definiendo muy mal y sería bastante beneficioso para el equipo que hubiese entrenamiento en este aspecto también. Y por qué no practicar la ejecución de penales...Lo de Balvorín fue simplemente triste. No logró ni acertarle al arco, en un penal que, en teoría, tenía destino cruzado y abajo, para un jugador que no es de lo más dúctil con los pies. ¿No había nadie mejor capacitado para ejecutar el penal? ¿Zapata, Escudero, hasta Sena?.

Por otro lado, se vivió un feo momento cuando, luego de una muy mala salida, Sebastián Peratta sufrió una aparente grave lesión, al caérsele encima el ex San Lorenzo Ulloa. En ese momento, Lavolpe mandó a calentar al pibe Montoya, y el mismo hizo su debut con la casaca velezana. Muy apoyado en los minutos que jugó, por un público que lo pedía hace rato, el arquerito demostró solidez e intentó sacar el equipo hacia adelante constantemente, pegando algunos gritos y ordenando. Ojalá tengamos un arquero con presente y con futuro acá...

Es una situación rara la que se vive en Vélez. En un momento, se dijo que el equipo se hacía fuerte de local, y que de visitante "no tenía mística". Ahora, no podemos ganar ni siquiera de local. ¿Cuál es el camino a seguir? Para colmo, empates 0-0 no dejan absolutamente nada para el análisis, ni para aquellos pro-lavolpistas ni para aquellos anti-lavolpistas. En mi particular opinión, siguen estirando la agonía de un ciclo que ya terminó hace rato. Más allá de la millonada que Vélez le está pagando a Ricardo Lavolpe, me parece que la poca banca que tenía y el crédito que tuvo cuando llegó a Vélez se disipó completamente, pasando a convertirse en bronca y a convertirlo en un chivo expiatorio de un equipo que nunca funcionó (en gran parte, vale aclarar, porque él no supo decirle como). Se vió al nombrarse por los altoparlantes su nombre, y se ve durante todo el partido. "La renuncia está", avisó el DT. "Las valijas las tengo hechas. Si hay hinchas que quieren que me vaya, que hablen con la directiva, tengo todo listo". Bigote, si querés seguir manteniendo tu laburo, más te vale que no andes repitiendo demasiado frases de este estilo...

sábado, septiembre 29, 2007

Pellerano de 4


Mi intención no era amargarles el día (?) cuando uno ya se estaba alegrando de poder ir a ver al Fortín, como siempre, pero lo cierto es que durante toda la semana (por si alguno no lo sabía) Hernán "Fofi" Pellerano estuvo practicando como...lateral derecho. Así es: parece que Lavolpe quiere más marca en el fondo, y no tuvo mejor idea que mover nuevamente (este año lo movió por todos los puestos, sacándolo del de central que es en el cual más frutos dió en este último tiempo) al jugador hacia un puesto nuevo, donde si bien jugó un par de partidos con Russo en esa posición, es claro que nunca lo hizo bien. ¿Con qué sentido hacer esto, cuando el jugador estaba volviendo a tener el gran nivel del año pasado? Vaya uno a saber...yo por lo menos, no lo entiendo.

Entre otras cosas, los que ingresarían por Ríos y Silva son Bustamante y Fernández Francou. La formación sería la siguiente:

1- Sebastián Peratta; 15- Hernán Pellerano, 2- Mariano Uglessich, 3- Marcelo Bustamante y 6- Pablo Lima; 22- Sergio Sena, 5- Maximiliano Bustos, 19- Víctor Zapata y 10- Damián Escudero; 8- Emmanuel Fernández Francou y 11- Gustavo Balvorín.

Es indispensable que nuestro querido Fortín gane hoy, sobre todo para seguir haciéndonos fuertes de local, visto ya que de visitante damos más pena que Olimpo. Si queremos seguir cosechando puntos, no podemos desaprovechar jugar en el Amalfitani...

Los dejo con una última frase de Pelle:

"Lo que el jugador debe entender es que no le puede faltar hambre... Mientras juegue en el equipo titular, lo debe hacer de cualquier cosa".

Concentrados y sanciones


Los jugadores Santiago Silva y Leonel Ríos fueron sancionados por la A.F.A con 2 partidos de suspensión, a raíz de la expulsión sufrida ante San Martín de San Juan en la última fecha disputada. Una decisión vergonzosa más, y van...

Lista de concentrados para el partido ante Arsenal

Arqueros: Sebastián PERATTA, Germán MONTOYA, Ezequiel CACACE


Defensores: Mariano UGLESSICH, Hernán PELLERANO, Pablo LIMA, Marcelo BUSTAMANTE, Gastón MONTERO


Volantes: Maximiliano BUSTOS, Alejandro CABRAL, Víctor ZAPATA, Darío OCAMPO, Franco RAZZOTTI, Mario MÉNDEZ, Ariel ROJAS, Sergio SENA, Damián ESCUDERO


Delanteros: Gustavo BALVORÍN, Emmanuel FERNÁNDES FRANCOU, Jonathan CRISTALDO, Facundo CORIA

jueves, septiembre 27, 2007

Habló Chilavert


En el día de hoy, hace muy poquito, José Luis Chilavert habló con la gente de "Vélez y su Mundo", el programa partidario de radio que conduce Darío Tonón, y disparó munición gruesa. Entre otras cosas, dejó entreveer que en las próximas elecciones, él podría ser el candidato por la oposición, pero que "lo estaba pensando". A continuación, lo que dijo Chilavert:

Sobre Gámez

* "No le tengo miedo a Gámez."

* "Todos los dictadores cayeron alguna vez."

* "Gamez dijo: “no quiero a Chilavert como técnico porque quiere comprar jugadores” y hoy día hace justamente eso. Es una incoherencia."

* "Si me presento contra Gamez, gano sin dudas y por gran mayoría."

* "El señor Raúl Gámez le faltó el respeto a un jugador que le dio tanto a Vélez como Compagnucci. Al ser preguntado por qué él no podía ser el DT de Vélez, Gamez dijo que había tenido su momento, y que no estaba a la altura de la Primera de Velez."

* "En la vida, cuando uno tiene éxitos, genera envidia (acerca de por qué Gámez tiene mala relación con el). Yo no le hice nada."

* "Gámez no quiere crecer."

Sobre la Comisión Directiva

* "La Comisión Directiva es un séquito de obsecuentes."

* "La Comision Directiva no tiene capacidad ni aptitudes para dirigir el club."

* "Es necesaria una auditoría en Vélez; hace rato que se vienen manejando las cosas para evitar esto y que no se vea el mal manejo de la economía en el Club."

* "La Institución está por encima de todos, inclusive de Gámez."

Sobre Grondona

* "Admiro a Grondona."

* "Los directivos de Vélez no deben enfrentarse con personas de poder; es como ir a la guerra contra EEUU."

* "Velez ganó todo durante la gestión de Grondona."

* "Están utilizando políticamente a Gámez para sacar a Grondona de la AFA."

* "Los guapos de los barrios se terminaron; es tiempo de conversar y dialogar."

Proyectos

* "Me encantaría que en los recesos Vélez pueda ir a jugar amistosos internacionales a Holanda, Corea, Japón, China."

* "Es difícil recorrer el mundo si no trabajaste (en alusión a por qué Vélez no juega los amistosos internacionales)."

* "Sacar la Victorio Spinetto (cancha auxiliar) para hacer una pileta es una aberración; forma parte de la historia de Vélez. Ahí entrenaron grandes figuras del Club, y hay otros lugares mejores para poner la pileta."

* "No me desvela ser técnico."

Su amor por Vélez

* "Yo amo a Vélez."

martes, septiembre 25, 2007

El "Pichi" en problemas

La modelo en cuestión

Hoy en el sitio "Minuto Uno" salió una nota cuyo objetivo parecería ser es comprometer al "Pichi" Escudero en relación a aquel accidente que tuvo hace unos meses, y que tuvo gran repercusión en los rumores de la popular velezana, que hablaban del famoso Escudero "fiestero" y que "andaba de joda" (?). Antes que nada, la noticia que se va a mostrar a continuación puede estar llena de mentiras y de elucubraciones de una modelito que intenta dar sus primeros pasos en la farándula, y necesita ser conocida por los medios. Sin embargo, llaman la atención ciertos detalles que la chica deja entreveer, y que ojalá sean sólo producto de su fantasía. Los fragmentos más importantes son:

“Fui al casamiento de Alessandra Rampolla (la sexóloga) y él me quería ver. Nos encontramos alrededor de las 2:30 en un bar de las Cañitas. Estaban todos (en referencia a varios jugadores de Vélez con los que suele salir Escudero). Ese día pedimos champagne, vino blanco y después se puso a tomar tequila con sus amigos”.


“Era tarde y en el bar había poca gente, entonces me dice de irnos. Salimos y nos subimos a su auto (un Peugeot 206 gris cero kilómetro). De repente me dice: '¿Vamos a otro lugar?' Pero yo no quería todavía. Le dije que me parecía que todavía no era lo conveniente. Ahí me miró con cara de odio, me quería matar”


"- A esa altura de la noche, ¿creés que Escudero estaba alcoholizado?- No sé si estaba borracho, pero estaba alegre…"


"- ¿Qué pasó en ese momento? ¿Cómo reaccionó él?- Él no se hizo nada y se bajó del auto. Pidió disculpas (al dueño de la camioneta chocada que salía del estacionamiento) y se acercó de nuevo a su auto. Yo estaba desparramada con un susto tremendo y no sabia qué parte del cuerpo me dolía más. ¡Tenía vidrios hasta en la oreja! Cuando se asoma no me dice “cómo estás", ni nada de eso. Por el contrario, me dijo: “Cecilia bajate del auto porque me comprometes”."


"- ¿Pero ahí mismo no te ayudó a salir del auto chocado?- Primero me dijo, justo en ese momento, que tenía novia y que por eso no debía comprometerlo (se sonroja). Después me arrastró, me sacó del auto y me dejó en la escalera de un edificio cercano. A mí me dolía todo: la cadera, la costilla, el pecho, la columna y el cuerpo en general."


A esta altura, lo más lógico sería que pensemos que es un gato más que intenta hacerse conocida a costa de un jugador de fútbol (la llamada "botinera") pero hay que tener en cuenta estas cosas. El "Pichi" chocó un viernes a las 3 de la madrugada (lo que sería luego de la medianoche del jueves) y ese mismo día debía entrenar. Sin embargo, es sabido que en lugar de descansar medianamente como cualquier jugador de fútbol responsable, el pibe salió de joda cuando al día siguiente tenía compromisos con el club (probablemente con otros jugadores velezanos) y se comió el garrón de chocar. Yo me pregunto: ¿estas cosas no tienen sanción por parte del Club? ¿Como puede ser que un pibe como Escudero viva de joda y nadie "le corte el chorro"? Alguna vez se dijo que Bianchi se desvivía por sacarlo de la joda al "Turu" Flores; Lavolpe, ¿no tendría que hacer lo mismo?

lunes, septiembre 24, 2007

Momentos difíciles


En Vélez, desde el comienzo del campeonato (por no decir desde el comienzo del año) se respiran aires enrarecidos, acrecentados en los últimos partidos. De ser un equipo duro, compacto, "hinchapelotas" (como fue catalogado Vélez por la mayoría de los equipos hasta el año pasado) se pasó a ser un equipo ingenuo, sin esa picardía necesaria, y sobre todo, muy "verdes". Errores infantiles en la primer mitad del año nos sacaron muchísimos puntos y evitaron que entemos a las Copas. En esta segunda mitad del año, parece que los errores defensivos amenazan con privarnos de siquiera pelear el título. El problema de la línea de 3, la línea de 4 o la línea de 5 pasó a un segundo plano porque hoy Vélez tiene problemas más allá de si usa uno u otro sistema táctico: Vélez tiene problemas de viveza. No cabe en ninguna cabeza que en 2 minutos te puedan dar vuelta un partido con dos pelotazos frontales (como bien me lo hizo recordar un compañero velezano) que pueden ser fácilmente despejados si se está atento a la trayectoria de la pelota y se la va a buscar. Más allá de la estática defensa velezana (sobre todo en el segundo y tercer gol) se sigue insistiendo con "tirar el offside" cuando a Vélez le proporcionó muy pocos beneficios, e incontables perjuicios. Tirar la ley del offside a minutos del final del partido, cuando estás en ventaja, es un suicidio futbolístico casi seguro. Ningún técnico que se precie, hoy día, utiliza este sistema porque quedó evidenciado que dejó de ser efectivo. A eso me refiero cuando digo que los jugadores de Vélez están "verdes" o que pecan de ingenuos: a no tener personalidad propia. No puede ser que veamos por televisión a un Peratta descontrolado pidiendo que no tiren la ley del offside, y en el banco vemos a un tipo que dice lo contrario. Es cierto, la última palabra debería de tenerla el técnico, para eso le pagan al fin y al cabo. Pero no hay otra: los jugadores tienen que imponer su visión del juego también. Si alguien está equivocado y perjudica al resto, hay que hacérselo saber. Muchas veces vimos (sobre todo en el Clausura) a un Sessa o a un Peratta indecisos a la hora del famoso "salir jugando" desde abajo, teniendo que entregarle la pelota a pataduras como Pellegrino, Bustamante, etc. A raíz de esta indecisión y este poco convencimiento, venían los horrores y los goles del rival. ¿Por qué? ¿Con qué necesidad? Un jugador, se sabe, no puede funcionar al 100% si no está convencido de lo que hace, y los jugadores evidentemente o no saben tirar la ley del offside (por decir un ejemplo cualquiera) o no están convencidos. Algo tiene que cambiar si Vélez quiere dejar la pálida imagen que tiene hoy día, y retomar la buena senda que supo consolidar en épocas pasadas.

sábado, septiembre 22, 2007

No hay caso...


Desde acá, muchas veces se han criticado diversos factores a la hora de analizar un partido perdido: malos planteos del técnico, jugadores que "no pusieron", un equipo que no logró generar un volumen de juego aceptable...para la racha que tiene Vélez actualmente de visitante, parece que nada es suficiente. No contento con las dificultades propias que tiene el conjunto fortinero, ahora se le suman papelones de árbitros que tiene 4 o 5 partidos en Primera, y que con 3 fallos, demasiado graves, te puede destruir todo un esfuerzo generado durante 90 minutos. Es una verguenza lo que hizo el "patovica" que nos dirigió esta noche, quien no contento con tirarnos la cancha en contra cobrando un penal inexistente, en la jugada siguiente lo echa a Silva por saltar (ni siquiera abrió los codos) y para demostrar lo malo que es, y el miedo que tiene, cobra un penal que no vió nadie y que sirvió básicamente como "compensanción".

En cuanto al partido, vale decirlo: Vélez jugó un excelente primer tiempo. No, hago un mea culpa: excelente no fue. Excelente es cuando todo sale a la perfección, y en este caso, ambos delanteros (Balvorín y Silva) parecieron los 9 de área de sendos equipos de la B Nacional. Fue increíble ver como Silva, sobre todo, desperdició chances netas de gol en ese primer tiempo jugado en gran nivel por parte del conjunto velezano. Y un llamado de atención muy grande para el "Bigotón": hay que practicar mucha definición. Porque Vélez lo tuvo para liquidar varias veces a lo largo del partido, y en unas Silva, y en otras Ríos, no se logró concretar todo lo que se insinuó. En ese primer tiempo se destacaron las figuras de Ríos (mucho nivel y mucho sacrificio) y también Hernán Pellerano, que demuestra que con un planteo defensivo coherente (línea de 4) y jugando de lo que sabe jugar (central) es sin dudas uno de los mejores que tiene el país actualmente. Pero Vélez en el segundo tiempo se desinfló, y dejó venir al conjunto sanjuanino. A base de pelotazos, es cierto, pero llegaban. Y ahí Lavolpe no tuvo mejor idea que poner a su "Protegido" que a esta altura de las circunstancias, provoca ira cada vez que se lo ve ingresar al campo de juego. Nene, esto es Argentina, acá se mete, se pone, se deja todo. Esto es Vélez. No puede ser que el técnico cometa el mismo error que cometió ante Racing, y saque a un picapiedras como Bustos, FUNDAMENTAL en el mediocampo, porque es el único que marca. Hoy lo de Zapata dió lástima: no generó juego, no marcó, y se dejó anticipar en todas las jugadas. Sin embargo, también existieron puntos fuertes como la gran actuación de Sena, que deslumbra partido a partido, y la solidez de Lima. Volviendo al partido, la inclusión de Méndez por Bustos hizo que Vélez se descompensara, y San Martín dominara el mediocampo. A partir de ese cambio, para Vélez fue todo sufrimiento. Con un árbitro que comenzó a pitar cualquier disparate (¿donde existió penal de Silva?¿por qué lo echa?¿donde existió penal en la jugada de Balvorín?¿por qué echa a Ríos?) Vélez se desordenó, y justo cuando llegó la ventaja, fue cuando más nervioso se puso, generando un despiole (?) en la defensa que desembocó en sendos goles del conjunto dirigido por Teté Quiro$.

En fin, se perdió NUEVAMENTE, y la verdad es que duele de la manera que se perdió. Porque fue un equipo que jugó muy bien al fútbol, pero por otro lado esta vez la mayor resistencia no estuvo en el equipo local sino en el referee. Es realmente triste que árbitros como Pitana lleguen a Primera, y experimenten con equipos "chicos" (le llegan a hacer esto a Boca y es un escándalo). Habrá que seguir creyendo y alentando, porque parece que el sufrimiento viene con el ser hincha de Vélez...

viernes, septiembre 21, 2007

Apostillas y concentrados


Algunas noticias y datos para tener en cuenta:


* Jonathan Cristaldo y Leandro Velásquez fueron convocados por Hugo Tocalli a las prácticas del sub20. Los jugadores de Vélez deberán presentarse en el predio de Ezeiza el próximo lunes 24 a las 14.00 hs. Bien por los pibes de Vélez, que siempre se mantienen ahí presentes en las Selecciones Nacionales.

* En la tarde noche de ayer, ha renovado su vínculo contractual por dos años con el Club Atlético Vélez Sársfield el defensor titular del equipo de Primera División, Mariano Esteban Uglessich. Un histórico del Club, que está pasando un excelente momento futbolístico, que se queda.

Lista de concentrados

Arqueros: Sebastián PERATTA, Germán MONTOYA

Defensores: Mariano UGLESSICH, Hernán PELLERANO, Pablo LIMA, Marcelo BUSTAMANTE

Volantes: Maximiliano BUSTOS, Alejandro CABRAL, Víctor ZAPATA, Leonel RÍOS, Franco RAZZOTTI, Mario MÉNDEZ, Jorge NÚÑEZ, Sergio SENA, Damián ESCUDERO

Delanteros: Gustavo BALVORÍN, Emmanuel FERNÁNDES FRANCOU, Santiago SILVA, Facundo CORIA

Se destaca la ausencia del misionero Darío Ocampo (no se sabe por qué razones).

domingo, septiembre 16, 2007

Triste noche fría


Difícil es (o casi imposible, diría) hacer un análisis conciso y certero sobre el ¿intento? de partido de fútbol que se dió en el Cilindro de Avellaneda, donde Vélez cayó derrotado por 1-0 ante un deslucido Blanquiceleste S.A. El partido desde el "vamos" se sabía que no podía jugarse; bastaba nomás con tirar la pelota al piso y ver que no corría, menos aún picaba. Sin embargo, los calendarios apretados de la AFA y los intereses de la televisión siempre pueden más, y así, se termina beneficiando a equipos cuyo plan de juego se basa más en el pelotazo y a ver qué pasa, que en el verdadero buen juego. Que la cancha estuviese embarrada, molesta, pesada y sin poder jugar a ras del piso era claro que no iba a favorecer a Vélez, que necesita imperiosamente de ese traslado constante de la pelota de un lado hacia otro para lograr plasmar la idea de juego "lavolpiana" dentro del campo de juego. Del otro lado, aparecía un equipo de Racing que, de la mano de Costas, tenían como premisas meter, pelotazo y meter arriba. El partido se dió para esto último: ambos debían tener la pelota en los pies el menor tiempo posible, tirar el pelotazo largo, e ir ganando "metros", haciéndole honor al deporte que está tan de moda hoy día (el rugby). Si había un gol iba a ser por una distracción, un error, una pelota que quedó corta: estaba claro que no era el día ni para la belleza futbolística ni tampoco para los jugadores habilidosos. Intentar llevar la pelota dominada podía terminar en un contragolpe fatal (como varias veces le pasó al "Toti" Ríos). Finalmente, se dió lo que se esperaba: un bochazo largo, un Sava que anticipa, el paraguayo Ávalos que la aguanta y andá a cantarle a Gardel. De merecimientos poco puede decirse: Vélez es cierto que tuvo varias, pero Racing tuvo una y la liquidó, convirtiéndola en gol. Vale destacar igualmente que por momentos Vélez pudo jugar bien al fútbol, con todo el esfuerzo que conllevaba gracias al pésimo estado de la cancha y a las complicadas condiciones climáticas. Pero otra vez terminamos quedandonos con las manos vacías, en un partido que se pudo haber ganado. Será cuestión de intentar encontrarle el lado positivo a una derrota que, si bien duele, no dejó el sabor amargo y triste que dejaron las derrotas ante Banfield, Newells o River. Se vió un Balvorín con ganas, un Pellerano impasable y un Ríos que cada día demuestra que sabe con la pelota. Eso y no mucho más.

Se perdió, es cierto, pero dando otra imagen, y eso es importante. Ahora se viene un San Martín de San Juan que en el chiquero de cancha que tiene se hace muy difícil, así que habrá que estar atentos a los rebotes y a ganar las "segundas jugadas".

sábado, septiembre 15, 2007

Disculpas de Olé


Tarde pero seguro, dice un refrán, y este es el caso del pasquín Olé, que emitió, en la edición de hoy, una disculpa hacia el plantel y el cuerpo técnico de Vélez Sarsfield por "haber previsto banderas contra Lavolpe que luego no existieron".

Acá va nomás la cartita:

"Fue una pifia de Olé: al día siguiente del 0-5 con River, en medio de la furia de mails de hinchas de Vélez, se mensuró erróneamente la representatividad de algunos que convocaban a llevar banderas contra La Volpe al partido con Estudiantes. La realidad fue que sólo un puñado de plateístas le gritó cosas al DT, y no hubo pancartas. Fue un error de valoración periodística, sin ninguna mala intención. Tanto que en esa misma edición del martes se dedicó la columna editorial de la página 2 con la firma de Marcelo Sottile, prosecretario de Redacción, a condenar la intolerancia de la que La Volpe era víctima: "Irrespetuosos, los autores (del blog) hacen pedazos el lugar común que dice que el hincha siempre tiene razón", publicamos. El DT y el plantel de Vélez se disgustaron y con motivo; por eso, ofrecemos nuestras disculpas a La Volpe, a los jugadores, al club y a todos nuestros lectores."

Si Vélez no estuviera a un punto de la punta..¿lo harían?

jueves, septiembre 13, 2007

El "NO" a Olé


Luego del partido que finalizó con una victoria de Vélez Sarsfield por 1-0 sobre Estudiantes de la Plata, el arquero y capitán del conjunto fortinero encabezó la conferencia de prensa, en donde se atendió a los periodistas, y sorprendió a todos haciendo saber que el equipo no le daría más notas al medio de comunicación escrito más importante del país, el diario Olé. Las razones se basaban en cierto artículo publicado en el pasquín, donde aparentemente, según los jugadores (y hoy ratificado por el DT) sintieron que "se predisponía al público velezano a ir a insultar a los jugadores y al director técnico". En la nota en cuestión, se leía un "Bigotón afeitado" y se hablaba de una supuesta convocatoria masiva de los hinchas del club fortinero con el objetivo de llevar panfletos y carteles pidiendo la renuncia del ex técnico de la Selección Mexicana.

Es cierto que los jugadores tienen todo el derecho del mundo para darle notas a quien quieran, y negarselas también a quien les parezca que no son dignos de ellas, pero ¿fue para tanto lo de Olé? Todos sabemos que en el mundo del periodismo, y más en el deportivo, lo que vende no es justamente lo que atañe estrictamente al deporte en sí, sino lo que gira a su alrededor. Se pueden hacer 10.000 artículos sobre "posibles" idas de técnicos, "posibles" reemplazos, "posibles" refuerzos, en fin, el mundo de los medios vive de los supuestos. En este caso, lo que hizo el diario Olé no fue sino hacer otro supuesto, es cierto, con mucha mala leche, y probablemente los que menos tengan la posibilidad de razonar (?) hayan sido llevados por la corriente y dicho "uy, mirá que mal está Lavolpe, si pierde se tiene que ir o sino lo matan". Pero seamos sinceros: ¿a cuántos hinchas (más que a los benditos señores ancianos y no tanto que disfrutan de la puteada gratuita a cada uno de los técnicos que tuvimos) vieron putear en el día de ayer? ¿Cuanta gente ENARDECIDA vieron? ¿Cuantos carteles pidiendo la renuncia de Lavolpe se pudieron observar? No tenemos que ser tan tremendistas, y si bien es entendible que lo que menos se necesitaba en el plantel luego de la derrota de River era "echar más leña al fuego", también sabemos que lo de Olé es normal y es continuo. Si lo iban a hacer, tendrían que haberlo hecho mucho antes, porque los ataques a Vélez están hace rato...

Lista de concentrados


JUGADORES CONCENTRADOS:

Arqueros: Sebastián PERATTA, Germán MONTOYA, Ezequiel CACACE

Defensores: Mariano UGLESSICH, Hernán PELLERANO, Pablo LIMA, Marcelo BUSTAMANTE

Volantes: Maximiliano BUSTOS, Alejandro CABRAL, Víctor ZAPATA, Leonel RÍOS,Franco RAZZOTTI, Mario MÉNDEZ, Jorge NÚÑEZ, Sergio SENA, Darío OCAMPO, Damián ESCUDERO

Delanteros: Gustavo BALVORÍN, Emmanuel FERNÁNDES FRANCOU, Santiago SILVA, Facundo CORIA

Entre las cosas más destacadas, sin dudas la reincorporación de la figura de Vélez actualmente, Damián Escudero, es lo más importante. A su vez, vale aclarar un dato: ni Floris, ni Montero, ni Coronel...¿Lavolpe se da cuenta que está quemando pibes?

“Pensé en renunciar”


En una nota a la radio "La Red" (parece que ahora el hombre es super amigo del amarillo, pseudo periodista y mafioso Niembro) Ricardo Lavolpe, luego de la derrota ante River y la victoria ante Estudiantes de la Plata, habló y dijo lo siguiente:

“Me dolió mucho que inventarán que entré a los gritos. Yo fui el responsable de la derrota y acepto todas las críticas, pero no me gusta que mientan. Creo que la gente reaccionó mal por todo lo que se dijo. Después de eso pensé en renunciar y se lo trasmití a los dirigentes, ya que los hinchas tienen que ir contentos a la cancha y disfrutar del campeonato”

“Si la gente no está conforme con mi trabajo, soy la discordia y estoy perturbando a Vélez, doy un paso al costado. Todos pueden cuestionar mi manera de entrenar, pero no quiero que inventen cosas que no son. Quiero morir con mi equipo. Ellos me apoyan”.

miércoles, septiembre 12, 2007

Dame aire, dame dame aire


Ricardo Lavolpe, de la mano de su idea futbolística, proponen un panorama similar a una lotería: un día sale negro, otro día sale rojo. Uno sinceramente, cuando el equipo sale a la cancha, no sabe con qué encontrarse. No sabe por donde buscarle el lado lógico al hecho de que de visitante Vélez haya sacado solo 3 puntos, y de local tenga "asistencia perfecta". Tampoco sabe por qué el técnico sigue empecinado en tirar el fuera de juego, tratando de "inventar" algo que ya patentó Menotti hace ya varios años. En fin, así es Lavolpe, así es este Vélez.

El Fortín se enfrentaba a un siempre duro Estudiantes de la Plata, que sin delanteros (Luguercio y Prichio...mi primo y mi hermano (?)) tenía en mente plantear el partido desde el roce y el pelotazo largo. Vélez, en cambio, intentaría seguir la línea futbolística de Lavolpe, pero más allá de cómo, lo importante en esta tarde era ganar. Ganar como sea. El golpe del domingo (sólo 3 días pasaron) había hecho mella en varios jugadores, pero por sobre todas las cosas, en los hinchas que se acercaron a Núñez. Una nueva derrota, de la manera que fuese (jugando bien o mal) sería devastadora para el "Bigotón". Pero Lavolpe tiene ese no sé qué, que muchas veces lo hunde, y otras, lo saca a flote desde las profundidades. Y esta vez lo sacó a flote. Porque desde el minuto 0 se vió un equipo con ambición ofensiva (en parte gracias a la inclusión de los dos delanteros, Silva y Balvorín) que de la mano de Ríos, el encargado de llevar la batuta, complicaba a un temeroso "Pincharrata". Parece que la lluvia le hace bien al Fortín, porque durante todo ese primer tiempo generó varias chances de gol claras, que no pudo concretar en demasía. El único gol del partido fue tempranero, a los 6 minutos, cuando luego de un sorpresivo contragolpe de la mano de un Ríos, que descargó rápido con Balvorín, el tucumano encaró hacia el arco, y cuando parecía que la pelota le quedaba larga, la punteó como lo hace un goleador de raza. Era el 1-0 y un calmante transitorio para un público de Vélez que no presentó todos los insultos que se preveían hacia Lavolpe, sino que se limitó a cantar y a alentar a un equipo que venía muy golpeado anímicamente. A partir del 1-0, Vélez manejó bien la pelota, y tuvo varias claras (Silva abajo del arco, Balvorín y el travesaño) que no pudo concretar. Así se fue el primer tiempo, preguntándonos si las situaciones erradas no traerían consecuencias en el arco propio.

Para el segundo tiempo, Lavolpe dispuso que siguieran los mismos 11, y la verdad es que mantener durante la mayor parte del partido a los mismos jugadores esta vez fue un acierto. Porque Vélez jugó mejor que Estudiantes, y si bien de la mano de algún centro cruzado y algún pelotazo al área tuvo alguna complicación (vale decirlo: Peratta deberá trabajar y mucho en salir a cortar los centros, porque cada pelota que se acerca al área es un sufrimiento para los hinchas velezanos) la clave pasó por el mediocampo y una sólida defensa. Con más espacios, Vélez podría haberlo liquidado una y otra vez, pero se empeñó en desperdiciar oportunidades, aunque sin sufrir demasiado en el final el acoso de Estudiantes. Silva se comió un par y Lima lo tuvo con un cabezazo que dió en el travesaño. Sobre el cierre el equipo de Simeone intentó pero lo hizo sin claridad.

Inmenso fue el alivio del público fortinero cuando el árbitro del partido, Beligoy, luego de haber marcado durante la mayor parte del partido a favor de Estudiantes (sobre todo en las divididas) no pudo salirse con la suya, y Vélez logró el triunfo.

Es imposible que la derrota de River no nos venga a la cabeza una y otra vez, sin pecar de masoquistas. Es uno de esos partidos que no se borra con 2 o 3 triunfos consecutivos, pero siempre es bueno recuperarse con una victoria. Sin embargo, vale destacar la actitud veleta de gran parte del público fortinero, que durante todo el segundo tiempo cantaron sobre un posible "campeonato fortinero"...Seamos buenos, muchachos, hace 3 días todo el mundo defenestraba a Lavolpe, y hoy por ganarle a Estudiantes el equipo está para campeón. Yo prefiero mantenerme en la misma línea de pensamiento, y sin ser necio, valorar y destacar las cosas buenas, pero también ver el todo de la cuestión y criticar constructivamente aquellas cosas que no veo bien. Volvemos a lo mismo: el equipo de Lavolpe juega un partido bien y otro partido mal. Un partido muy bien y otro partido muy mal. Yo sinceramente veo muy difícil pelear un campeonato aún como el que tenemos actualmente de esta manera, y me animo a decir que no quiero un Vélez así. Personalmente quiero un Vélez con identidad, con un estilo de juego (con Lavolpe nunca se sabe qué equipo tirará a la cancha) y sobre todo con actitud para plantarse en cualquier cancha. Veremos si el sábado lo logramos en Avellaneda...

Destacado 1: re-debutó el paraguayo Núñez, con un par de minutos en cancha, sobre todo para aguantar el resultado.

Destacado 2: excelente partido de Ríos, que de a poco se va convirtiendo en figura de Vélez (no en ídolo, vale aclarar).

Destacado 3: gracias Iván, no nos vamos a olvidar de vos...

Formación:

Sebastián Peratta; Mario Méndez, Mariano Uglessich, Hernán Pellerano, Marcelo Bustamante y Pablo Lima; Leonel Ríos, Maximiliano Bustos y Víctor Zapata; Gustavo Balvorín y Santiago Silva.

martes, septiembre 11, 2007

Un camino sin retorno (segunda parte)



Así como Gámez supo sacar adelante un Club con serios problemas económicos a finales de la década del 90´, en gran parte provocados por los excesivos sueldos que se le abonaban a los jugadores que supieron ser grandes baluartes velezanos, de la mano del trabajo acentuado en Inferiores y de la austeridad, también Gámez es el mismo que esta vez, al decidir, se puso por encima de Vélez. Lo de él, como aclaramos anteriormente, fue más una apuesta personal que una apuesta para el Club. Él quiso demostrar que podía desafiar a Macri y compañía, después de lo que había pasado con Russo, y eso, en un Dirigente que lleva adelante un club como Vélez, tan grande y tan valioso, no es aceptable. Obviamente que hubo complicidad por parte de nosotros, los hinchas, pero ¿quién puede echarnos la culpa de ilusionarnos con algo nuevo? Veníamos del letargo pronunciado, tomado por Russo, en sus últimos partidos al frente del Club, con un equipo totalmente disminuido, con disputas de egos dentro del plantel, y mucho del llamado puterío que florecía día a día. Con un equipo que se había desarmado primero por razones económicas, y después por razones de problemas personales. Con un Mauro que venía asomando y ya tenía la chapa de "goleador del campeonato" que traía aparejados caprichos y más caprichos; con un Castromán que seguía empeñado en cobrar su sueldo y ser "la voz de mando" del plantel; con un Sessa que siempre era una bomba de tiempo y también era de los denominados "camarillas". En fin, con un plantel aburguesado en general, no era mucho lo que podía hacer Miguel Angel Ru$$o. Sin embargo, con la llegada del "Bigotón", todo tomaba un nuevo color. "Que me afeito el bigote si salgo campeón", "que Vélez me sorprendió con sus instalaciones", en fin, el juego demagógico hacia la prensa obligatorio de cada técnico o jugador que llega a un club nuevo. Llegaba con su palmarés (bastante escueto) y también con un contrato millonario. La frase "Lavolpe va a cobrar más que Russo" fue mencionada varias veces al momento de su llegada, y me animo a decir que el que la hizo circular no fue otro que Raúl Gámez. Si, el mismo Raúl que salvó al Club a finales de los 90´, algo que no hay que olvidarse tampoco. El mismo Raúl, que como bien dijimos, implementó la política de las Inferiores, y se bancó que la gente puteara en el 2000, en el 2001, en el 2002, en el 2003 porque los refuerzos no llegaban, y sólo jugaban los pibes (que como todos sabemos "no ganan campeonatos"). El mismo Raúl que ganó y perdió con Russo.


Por lo visto hasta ahora la llegada de Lavolpe sin dudas fue un cambio drástico en el pensamiento velezano en general. Traer un técnico poco conocedor del fútbol argentino, con gran trayectoria a nivel internacional, y un fracaso a cuestas, era cuanto menos raro. Es cierto también, y no hay que ser hipócritas, que algunos (me incluyo totalmente) estabamos expectantes en ver como se aplicaba toda esa sabiduría futbolística que efectivamente tiene Ricardo Lavolpe (de eso, pese a como estamos hoy, no dudo). A esta altura, hacer un análisis de su primera etapa en Vélez sería redundante. Todos vimos los resultados: afuera de la Copa en octavos ante Boca, en situaciones poco normales (no cualquiera tiene un descerebrado como arquero) y justo ante Russo. En el campeonato, dimos pena: errores...no, errores no: horrores defensivos, infantiles, para jugadores de Primera. Una idea que pregonaba el "salir jugando" que costó infinidad de goles en contra. Un esquema que no cuajaba con el plantel. Una línea de 3 que no era ni de 3 ni de 5. Problemas con Castromán y Zárate. Jugadores que no entendían su idea. Todo esto pasó, como pudo, pero pasó. Y llegó el segundo semestre: ese que según todos iba a ser "la Gloria o Devoto" para el ex técnico de Mexico. Llegaron los refuerzos que él pidió, se fueron los que él quería, quedaron los que deseaba el técnico: todo conjugaba para ver al verdadero "equipo del Bigotón"...

lunes, septiembre 10, 2007

Un camino sin retorno (primera parte)


Lo ideal siempre se dice, a la hora de escribir cualquier texto, es hacerlo con la cabeza bien fría, y luego de que haya pasado un tiempo prudencial de los sucesos. Esto, al parecer, brinda objetividad y una mayor consistencia al argumento que se quiere plasmar en el texto. Se evita hablar desde la pasión (sea cual sea), desde la bronca, en fin, desde el llano de los sentimientos.

Poco tiempo pasó desde la dura derrota ante River, ayer por la tarde, en el estadio Antonio Vespucio Liberti. Poco tiempo pasó desde la humillación que sufrimos todos los velezanos al ver que los goles riverplatenses se sucedían unos a otros, y que los jugadores fortineros, nuestros jugadores, no atinaban a oponer una mínima resistencia, hasta una patada pedíamos (propio de algún club pequeño). Poco tiempo pasó desde que tuvimos que soportar, en el día de hoy, las cargadas del carnicero de la vuelta, del vecino de enfrente, del compañero de colegio o facultad, del compañero en el laburo o simplemente desde que tuvimos que digerir el mal trago de una goleada histórica. Sin embargo, no hay mal que por bien no venga, dice un proverbio famoso. Desde este espacio (en esta gran colectividad que es Internet) siempre se privilegió el pensar en frío y el analizar las cosas, antes de caer en el facilismo barato del "que se vayan todos" o "está todo mal" o "X es un inepto". Uno quiere creer que evitando esto se pueden sacar conclusiones más jugosas que las que pueden realizarse desde cualquier sentimiento llevado a un extremo. Pero hoy el que habla es el sentimiento velezano. Uno siempre quiso darle para adelante, ver un futuro optimista, bancar los golpes que se dieron desde enero hasta ahora, en fin, darle un matiz positivo a las cosas. Después de todo, es Vélez, y Vélez siempre va a ser nuestra debilidad.

Desde el principio se destacó que Ricardo Lavolpe llegaba con varios pergaminos: algunos de los buenos, y otros, de los malos. Como características positivamente distintivas teníamos a un ¿formador? de juveniles, que intentaba moldearlos a su forma y basarse en ellos para formar el primer equipo (cosa que hizo en el Atlas mexicano). A su vez, el segundo punto en su currículum como DT, y el más influyente a la hora de contratarlo (¿realmente fue este el más influyente?) fue haber tenido el honor de ser el entrenador de la Selección mexicana durante varios años, y haberla dirigido en el último Mundial, donde hizo un papel muy digno, y fue superior al equipo argentino en varios pasajes del partido (la historia luego dictaría un final, por suerte, diferente). Pero también estaba el otro lado de la moneda: el casi tricampeonato con el club de la Ribera. Un campeonato que lo encontró asumiendo en más de la mitad de transcurrido el mismo, con un equipo armado, puntero, y sin problemas. En ese momento, luego de la estrepitosa derrota ante Estudiantes, y como consecuencia, la pérdida del campeonato, el mayor argumento que tenían los pro-lavolpistas se basaba en una supuesta "cama" de los más experimentados del plantel, argumentando malos tratos y también un estilo del entrenador que no era aceptado con diligencia por parte de los jugadores. Al ser tan obvio el campeonato, y tan sorpresivo el desenlace, muchos aprobaron esta teoría conspirativa (entre ellos me incluyo). Sabido es, al fin y al cabo, que de "camas" ya conocemos varias y no son novedad en el fútbol argentino. Hoy día, después de haberlo visto a Lavolpe manejar a un equipo, ¿entrenarlo? y moldearlo a su forma, vemos que, debido a su imprevisión (que no es lo mismo que innovación y hay que resaltarlo) y a su visión del juego diferente, no sería para nada raro que el fracaso en Boca haya sido por méritos propios más que por perjuicios ajenos. Ese equipo necesitaba un técnico "común": alguien que mantuviera las cosas en su lugar, moviera dos o tres cositas y tratara de que todo siga igual. Ricardo Lavolpe, eventualmente, nos damos cuenta que no es de ese estilo. Para bien o para mal. Porque cuando llegó a Vélez, muchos pensamos en él como un posible renovador del fútbol argentino y del club de Liniers en particular. Alguien que le iba a dar a Vélez el espíritu ofensivo que merecía. Alguien que realmente iba a poner al club en lo más alto, luego de tener un golpe tan duro como fue la ida de Russo al club xeneixe. Veíamos lo que había hecho Lavolpe y no podíamos hacer menos que ilusionarnos. Es cierto, algunos preferían mantener un manto de duda sobre las capacidades del actual entrenador del Club, basándose en que ningún técnico que se precie podía perder el campeonato que perdió Lavolpe, con uno de los mejores (sino el mejor) planteles de ese torneo. Opiniones divididas, al fin y al cabo. Y acá es cuando Gámez entra en acción. Antes que nada, no pertenezco a ninguna agrupación partidaria ni soy pro o anti "X" persona porque no soy quién para hacerlo. Creo que opinando es desde donde se hace la mejor política, y medios como Internet no deben ser usados para tirar mierda a diestra y siniestra, sino para expresar opiniones sin intereses de por medio. Si quisiera hacerle campaña a algún posible futuro dirigente, estaría en su página web (?). Digo que aparece Gámez en acción porque él fue el mayor precursor de la llegada de Ricardo Lavolpe a la dirección técnico del Club Atlético Vélez Sarsfield. ¿Por qué llegaba Lavolpe a Vélez? La respuesta lógica, brindada unas líneas más arriba, pertenecía al ámbito de la sapiencia futbolística del entrenador, los logros a nivel internacional y su buena relación con los juveniles (inclusive en Boca). Sin embargo, la respuesta más visceral, más impulsiva, y a fin de cuentas, más real creo yo, correspondía a otros intereses. Lavolpe llega a Vélez porque Russo llega a Boca. Sin vueltas de tuercas. Lavolpe llega a Vélez como una jugada arriesgada del mandamás de la Cúpula Directiva, que intentó dar un golpe de efecto luego de la desilusión de ver al por entonces técnico velezano irse en un abrir y cerrar de ojos al club boquense. Acá es cuando me parece que se le mezclaron las cosas a Raúl Gámez. Es cierto que una traición (a la palabra, no al Club, ya que Russo se debe a su contrato y a nadie más) no es fácil de digerir, sobre todo para el dirigente que impulsó la llegada de Miguel Angel Russo, resistido por muchos por ser del riñón de Bilardo, y que triunfó en esta disputa ideológica al lograr el campeonato del 2005. Sin embargo, si uno es Dirigente, si realmente está capacitado para llevar adelante la política de un club serio, uno no puede actuar desde la bronca, desde el despecho, en fin, desde el ego. Porque Lavolpe llegando a Vélez fue eso: "vos me sacás a Russo, yo te saco a Lavolpe". Fue una apuesta grande, no hay dudas de eso, porque Gámez ponía su nombre en esta contratación, más que en la llegada de cualquier otro refuerzo. Pero ponía su nombre y no pensaba en el nombre de Vélez. Y parecía que le iba a salir bien al principio, con todos subidos al carro de la alegría en aquellos amistosos que hoy parecen sueños lejanos, ante Belgrano y Estudiantes. O aquel partido ante Danubio, en el Amalfitani. Sin embargo, viendo lo que ha sucedido al día de hoy (y obviando el último resultado, esto va más allá de eso) creo que Gámez se equivocó y feo...

domingo, septiembre 09, 2007

Quiebre futbolístico


En el fútbol se suele decir, entre otras máximas, que un equipo puede perder "bien" o "mal", valorando ciertos aspectos como la entrega dentro del campo de juego, el sacrificio pese a la derrota, el intentar jugar bien al fútbol, el ir con lo que se tenga y con lo que se pueda, en fin, en jugársela. En cambio, cuando se dice que un equipo pierde "mal", nos referimos a que el equipo jugó sin alma, sin idea futbolística, sin un orden, y fundamentalmente sin ese "fuego interior" que deben tener los futbolistas que tienen como meta llegar a ser alguien. Creo que Vélez hoy demostró una de las peores caras que puede tener con Ricardo Lavolpe como cabeza del problema. Esto no se trata de una editorial "contra" Lavolpe, sino de mostrar la misma realidad que vieron todos los fortineros desde la popular visitante hoy en el Monumental: un equipo que se dejó pasar por arriba y se bajó los pantalones. Con un técnico que, en lugar de hacer la lógica, siempre hace la más difícil. Un técnico que tira a un Zapata de 5 solo, solito y solazo (?) cuando cualquiera sabe (mi primo de 11 años me lo marcó antes de empezar el partido) que el "Chapa" no puede jugar nunca ahí. Un tipo que manda a la cancha a 11 jugadores, y pareciera que nadie tiene idea de que hacer con la pelota cuando la tiene en los pies. Pese a tener las dos llegadas más claras en el primer tiempo, al inicio, Vélez no tuvo idea de nada. La agarraba cualquiera y era pum para arriba, para que la aguante Silva. Esto no sería tan grave si fuera lo diagramado por el DT (después de todo, hoy lo vemos al "Pelusa" Falcioni sacando puntos y ganando de esta forma, con un rejunte de muertos como lo es Gimnasia de la Plata) pero este no es el caso. El entrenador pregona el buen fútbol y abrir por las puntas: hoy no pasó nada de eso. En cambio, tuvimos a un equipo muy inocente, que entre la línea de volantes y la línea de defensores le armó especialmente un hueco a Belluschi para subirlo a un pedestal. Vélez hace eso: resucita muertos. Porque Belluschi hasta el día de hoy era un ídolo en decadencia. Hoy lo volvimos a poner en la tapa del diario, con 3 goles (golazos) pero con mucha complicidad del equipo fortinero. Peratta sigue mirando las pelotas en vez de intentar alcanzarlas (aunque hoy, vale aclarar, no haya tenido la mayor de las responsabilidades en los goles de River). Lima sigue sin demostrar nada de lo que demostró en Danubio; acá solo nos deleita con rivales que le pasan por las espaldas, y con un juego brusco, "de guapo" que no le sirvió de nada. Para colmo, sin haberlo practicado nunca, hoy a Cabral el técnico lo manda de enganche (por más que el argento-mexicano se empeñe en decir que ese puesto "está muerto") y lo quema frente a todos los ojos velezanos, en un partido donde era sabido no iba a poder soportar la presión del conjunto riverplatense. Si no había otra opción más que tirar el pelotazo fuerte y arriba: ¿por qué no poner a Balvorín y a Silva juntos? De la otra forma, lo único que vimos fue un Vélez que atacaba "de a uno": iba Silva solo, iba Ocampo (en el segundo tiempo) solo, iba Ríos solo, en fin, de juego colectivo ni hablar.

Más allá de todos los errores tácticos que tuvo Vélez hoy, hay algo que efectivamente se quebró, y que la gente que estuvo esta tarde en el Monumental no se va a olvidar más. El de hoy fue uno de esos partidos que te marcan como hincha, y que también marcan al equipo que lo sufre. La gente podrá estar contenta con un triunfo avaro ante un club pequeño como San Lorenzo, pero a la hora de los bifes, Vélez no sólo quedó en deuda, sino que dió verguenza. Hizo el ridículo. Le dió de comer a todos aquellos que bastardean al equipo constantemente. El hincha no quiere sufrir más estas cosas. El hincha se cansó de los Méndez, de los Bustamante, de los Montero, de los Floris, de los Bustos...el hincha se cansó de Lavolpe. Probablemente no pase nada y la Comisión Directiva haga el famoso "siga siga" para intentar amansar las cosas, pero el hincha tiene memoria, y este miércoles me parece que lo va a demostrar.

jueves, septiembre 06, 2007

Balvorín - Silva: qué dupla-pá! (?)


Es complicado hacer análisis de cualquier tipo antes de ver las cosas aplicadas en la práctica, pero uno de los grandes misterios que pululan por los aires de la Villa Olímpica es: ¿pueden jugar Silva y Balvorín juntos? De contestarse afirmativamente a esto, automáticamente surge otra pregunta: ¿los pondrá el Bigotón?.

Pasemos al análisis:

1) Uno de los puntos más controvertidos en esta situación que se genera entre Silva y Balvorín apunta al hecho básico de que ambos son "9" de área definidos. El típico "grandote de punta", que tienen buen cabezazo, que meten el cuerpo y que aguantan la pelota. Lo que más se critica de poner a dos "9" juntos es el hecho de superponerlos y de que no sepan repartirse la tarea (por algo Bielsa nunca los puso a Crespo y a Batistuta). Una de las opciones para evitar esto es mandar a uno de los dos a abrir juego por las puntas y arrastrar marcas, y dejar a uno bien de punta, o bien que se turnen constantemente durante el partido. Balvorín, como ya se encargó de comentarle a la prensa, en Gimnasia de Jujuy ya ha jugado por afuera, y no le ha ido nada mal. Para tener en cuenta...

2) ¿Es hora del reemplazo de Silva por Balvorín? Tomando en cuenta datos estadísticos, ambos delanteros han marcado en su último y ante último encuentro disputado respectivamente, y esto siempre sube la confianza del jugador, pero es cierto que el nivel del tucumano no viene siendo del todo bueno. Si bien muchos destacan su valentía para pelear la pelota y defenderla, su solidaridad para apretar defensores, y su versatilidad para bajar a buscar la pelota, lo cierto es que a la hora de meterla, el delantero no venía en una buena racha. Para colmo, el último refuerzo del Fortín, en su primer partido como titular, si bien no jugó maravillosamente, cumplió su función y la metió. Lindo dilema tiene el "Bigotón", experto en esto de "bancar" gente en su puesto.

3) ¿Debe Silva esperar su momento? Yo creo que esta es la hipótesis que menos se baraja por Liniers, más que nada por el dinero invertido en un jugador como Silva, y en la falta de poder ofensivo que va teniendo debido a las lesiones (nuestro goleador: SENA). Es casi imposible.

Habrá que esperar al domingo para ver si juegan juntos, juega uno, juega el otro o no juega ninguno (?) pero lo cierto es que Vélez de a poco se va perfilando para pelear el campeonato, y confiemos en que la racha adversa como visitantes se va a revertir.

domingo, septiembre 02, 2007

Los hijos de Lavolpe


En un partido sufrido por demás, hoy el Fortín derrotó, por 2-0 (goles de Zapata de tiro libre, y Silva de cabeza) al conjunto dirigido por Ramón Díaz, San Lorenzo de Almagro, en el Amalfitani. En un partido chato por donde se lo mire, donde el buen juego no apareció, el equipo de Ricardo Lavolpe supo concretar las situaciones que tuvo y también manejar el resultado. Alguna vez se le escuchó a Ramón Díaz decir: "a mí me gusta que me ganen jugando". Hoy Vélez lo hizo.

Salían los equipos a la cancha, y desde el vamos Vélez tenía un par de modificaciones peculiares. Por un lado, dejó la cancha Bustos (de malos desempeños anteriormente) y entró en su lugar (pero obviamente jugando de lateral-volante izquierdo) Gastón Montero, el pibe que había tenido un par de minutos al comienzo del campeonato, y que suele ser de la preferencia del Bigotón. También, vale aclarar que entró el uruguayo Silva (autor de uno de los goles) por el expulsado Balvorín, y salió, en un cambio táctico, Fernandez Francou, dejándole su lugar a Darío Ocampo. En el inicio del encuentro, lo cierto es que el partido distó bastante de ser atractivo para los numerosos hinchas velezanos que se hicieron sentir en la cabecera local, porque Vélez no arriesgaba. Al parecer, el Bigotón se tomó en serio el discurso de "no hace falta jugar lindo para ganar, que es lo importante" y buscó lograr una solidez defensiva, a raíz de los graves errores en ese sector del campo de juego ante Newells, el pasado miércoles. San Lorenzo, por su parte, hizo el juego que viene haciendo desde hace mucho tiempo y que le dió resultado el campeonato pasado: esperar y salir de contra. La cuestión es que ni uno ni el otro pudieron hacerse dueños de la pelota, y lo único que lograron (más allá de alguna jugada aislada de peligro de CASLA, con un tiro libre del Malevo en el palo) fue un dolor de ojos para los espectadores.

En el segundo tiempo ya, las cosas cambiaron, pero definitivamente no para mejor. El que empezó muy bien fue San Lorenzo, que arriesgó más y fue a buscar el partido, ante un tibio Vélez que esperaba. Pero como tanto lo sufrió alguna vez, esta vez al Fortín le dió resultado. Luego de varias situaciones de peligro de CASLA (sobre todo un tiro libre en el travesaño del "Chaco" Torres) llegó la alegría velezana: Zapata, desde la casa, metió un zurdazo bárbaro, que Orión miró como se metía lentamente en su valla. Pegaba en el momento justo Vélez, y lo sufría San Lorenzo, que no se pudo recuperar. Luego, mucho forcejeo, y Botinelli que abandonó el campo de juego expulsado. Sobre el final, el gol de palomita del uruguayo Silva para decorar el resultado y poner el 2-0.

Sentimiento encontrados nos embargan estas últimas semanas a los hinchas del Club más lindo de Argentina, ya que por un lado vemos como el equipo está peleando ahí arriba (en este preciso instante, es puntero) pero a su vez vemos que el juego de los dirigidos por Lavolpe no cierra del todo. Hay mucha imprecisión, mucha lucha, poco juego claro, y sobre todo, mucho pelotazo. Seguramente que ir mejorando y arreglando los errores durante los triunfos sea mucho menos traumático y más tranquilo que hacerlo con derrotas a cuestas, pero no deja de preocupar el nivel del equipo, que si bien hoy ganó, tranquilamente podría haber perdido o empatado. Vélez es una lotería, habrá que ver qué número sale...