Seguir por mail a Blog Velez

domingo, septiembre 06, 2009

Poderoso el Chiquitín: Gimnasia LP 0 - Vélez 1


Señor lector, le advierto: esto NO es un deja vu. Si usted piensa que lo que va a leer a continuación en realidad es una situación vivida anteriormente, quédese tranquilo: no está loco. Lo que provoca el equipo de Ricardo Gareca cuando sale a jugar al campo de juego es siempre el mismo sentimiento: para ganarnos, van a tener que matarnos. Y ese tipo de sentimiento en los que visten la gloriosa V azulada hizo, por ejemplo, que el pasado viernes Vélez haya derrotado por 1-0 a Gimnasia, en La Plata, sin jugar del todo bien (una cancha muy embarrada) y contra un rival necesitado. Jugando bien, jugando masomenos, jugando mal: el equipo de Gareca responde.

La cita, a priori, no era fácil. En el Bosque, sin 4 jugadores titulares, 3 de ellos en la defensa (Domínguez, Otamendi, Papa) y uno siendo el goleador del equipo (el "Yaya" López). Sabido es que una de las características más distintivas del equipo de Liniers es su solidez, y en los pronósticos, Vélez iba a sufrir la carencia de sus jugadores clave. Para colmo, si luego Gastón Díaz sufría una lesión que lo iba a sacar de la cancha, dejando así a una defensa totalmente improvisada (Cubero se movió al lateral, como hace rato no lo hacía) la situación era muy complicada. Sin embargo, este equipo ha dado muestra de que cuanto más difícil está la cosa, más entrega tiene, y más respuestas da. Por eso no se rindió y, pese a no tener el funcionamiento estético que a muchos le gusta, peleó el partido, sin dar una pelota por perdida. Tuvo sus chances en el primer tiempo, con un par de Cristaldo, que no llegaron a destino. Gimnasia luego manejó un poco más la pelota y tuvo alguna posibilidad. En la segunda parte, si bien el visitante manejó más la pelota, esto no se tradujo en hacerlo "mejor". Y justamente por esto es que a Vélez, sin desplegar un fútbol extraordinario, le bastó con estar atento sobre el final del encuentro y disfrutar de la genialidad en envase pequeño, Maxi Moralez. Otra vez el santafesino volvió a ser clave en el triunfo del Fortín, por su movilidad, sus ganas, y sobre todo, su talento. ¡A pegarle más de afuera que sabés, Frasquito!.

Se logró el triunfo en La Plata, como hacía rato no se lograba, y una vez más, Vélez sigue invicto, con un solo gol en contra, y con cinco a favor. Con cambio de alineación, y hasta con cambio de esquema (el equipo jugó 3-4-3 al salir Díaz, con la entrada de Zárate). Algunos eruditos del fútbol dicen que los equipos se acostumbran a ganar. Parece que los de Gareca se lo tomaron muy en serio...

No hay comentarios.: